ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético se aúpa por ellos: Costa, Llorente, Giménez, Oblak...

El Atlético ha sacado siete sobre nueve puntos y ya es tercero. Varios son los motivos por los que el equipo rojiblanco parece otro. Exigido al límite ha sacado lo mejor de sí mismo.

El Atlético se aupó al podio: Costa, Llorente, Giménez, Oblak...
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El Atlético empezó la temporada con el gran objetivo de acabar entre los cuatro primeros del campeonato. Algo imprescindible para su futuro de la entidad a corto plazo. El parón provocado por la pandemia del COVID-19 dejó al Atlético con muchas dudas, fuera de los puestos de Liga de Campeones. Pero en tres partidos el equipo rojiblanco ha dado un vuelco a la situación y se ha colocado tercero, empatado a puntos con el Sevilla. Varios han sido los motivos por los que el Atlético ha comenzado fuerte en su vuelta a la competición.

Exigencia. Simeone y la plantilla saben lo que hay en juego. No es lo mismo un Atlético en Champions que en Europa League. Lo sabe el grupo. El Atlético se mostró timorato en Bilbao, pudo ganar en el Nuevo San Mamés pero no lo hizo. Tuvo y pudo ganar pero se quedó en el empate. No repitió el error ante Osasuna. Tuvo esa ambición que le ha faltado en muchas ocasiones. Ambición derivada por lo que había en juego. Ante el Valladolid el Atlético venció en un partido muy complicado. Parece demostrado que si el equipo quiere... Otra cosa hubiera sido en el campeonato si el equipo hubiera respondido así en muchos de los partidos que empató.

El banquillo. El Atlético tiene a todos sus jugadores disponibles, a excepción de Vrsaljko y Felipe. Pero en ataque tiene a todo su arsenal ofensivo. Simeone puede contar con todos. Y esto es mucho. En los dos primeros partidos jugó de inicio Diego Costa. Ante el Valladolid, Morata. João Félix no pudo jugar en Bilbao, pero fue determinante en Pamplona. Vitolo tuvo unos minutos ante el conjunto vallisoletano y marcó el gol del triunfo. El banquillo ha sido vital para que el Atlético haya sumado siete de los nueve puntos posibles desde que volvió LaLiga.

Giménez. Un gol encajado en tres partidos. El Atlético sigue siendo el mismo en defensa. Ante Osasuna y Valladolid dejó la portería a cero. La reanudación del campeonato trajo la noticia del retorno de Giménez a la titularidad. El uruguayo sólo había jugado tres partidos en 2020 y ha vuelto a un gran nivel. Felipe, ahora lesionado, había sido el jefe de la zaga del Atlético hasta ahora. Savic, Giménez, Felipe y Hermoso. El Atlético también tiene dónde elegir en la parte de atrás.

Oblak. Ante el conjunto vallisoletano jugó su partido 284 con la camiseta del Atlético y ya es el segundo portero que más veces ha defendido esa camiseta, sólo por detrás de una leyenda del club, Abel Resino. En 135 encuentros dejó la portería a cero. Ante el Valladolid salvó a su equipo nada más empezar con una gran parada a tiro de Waldo. El guardameta sigue sin bajar sus prestaciones.

Regularidad. El Atlético, gracias a su triunfo ante el Valladolid, logró su segunda victoria seguida en el campeonato en 2020. Se dice pronto que el Atletico no hubiera sido capaz de enlazar dos triunfos seguidos. El equipo del Cholo no ha logrado ser regular en LaLiga. Ganaba, posteriormente empataba fuera de casa. Y no lograba vencer dos seguidos. Y así resultaba imposible que el equipo se posicionará en los puestos en los que debe estar. Ahora ha sacado siete puntos en tres partidos y ha dado un gran salto en la clasificación.

Costa y Llorente. No brilló en los dos partidos que jugó de titular, pero Diego Costa parece otro tras esta vuelta a LaLiga. Marcó en Bilbao y en Pamplona le dio un gol a João Félix. Simeone ha ganado a Costa para la causa. Y con ello aumenta la competencia dentro del grupo. Morata ahora no tiene el puesto seguro. Y ha aparecido Marcos Llorente como delantero, lo que ha sido una sorpresa para todos. El madrileño es una opción más en ataque y esa voracidad que ha mostrado también ha contagiado al grupo. Ante el Valladolid Marcos Llorente ya jugó como centrocampista, en banda derecha, pero con una clara vocación ofensiva.