NÁPOLES - JUVENTUS

Sarri se aferra a Cristiano para vencer su pasado

Nápoles y Juventus se juegan la Copa italiana en Roma con una histórica final, la primera en Europa tras la cuarentena. Gattuso desafía a su ‘maestro’.

Sarri se aferra a Cristiano para vencer su pasado

Esta noche, Nápoles y Juventus se juegan la final de Copa italiana en el Olímpico de Roma y nos sobran los motivos para considerarla una cita histórica. Será la primera en el fútbol europeo tras el infierno de la cuarentena: hoy volveremos a ver un trofeo, medallas, y jugadores celebrando (veremos si manteniendo las distancias).
Normalmente, al enfrentamiento suele acudir el presidente de la República o el del Senado, pero Sergio Mattarella, esta vez, prefirió quedarse en casa para no aprovechar un privilegio que a los hinchas no se le concedió. Faltarán los tifosi, aunque la Lega Serie A permitió, autorizada por el ministro de Deportes, 50 acreditaciones para los periodistas en lugar de 10. Pocas para una final tan importante, pero un pequeño paso adelante.
Azzurri y bianconeri vuelven a pelear por un título, como ya hicieron muchas veces en la última década. Los de Turín casi siempre acaban triunfando, aunque los sureños les arrebataron la Copa 2012 (los turineses, antes de la final, no perdieron ni un partido en todo el curso), y la Supercopa 2014 con Rafa Benítez.
En 2018, el club partenopeo estuvo a un paso también de llevarse un legendario scudetto, cuando en su banquillo estaba justo Maurizio Sarri. Sus tres años en el San Paolo fueron marcados por un fútbol maravilloso, récord de puntos y una relación simbiótica con los tifosi, que acuñaron el término ‘Sarrismo’ y lo llevaron hasta los diccionarios.
Ayer, sin embargo, en la misma silla donde el 22 de abril 2018 declaró “cuando en el futuro me pregunten a quién entrené, siempre diré Nápoles, el equipo de mi corazón”, Sarri dijo que “no le importa nada” jugar contra los azzurri, que solo piensa en la Juve y en sus jugadores. Además, se mostró muy molesto cuando le recordaron que hoy puede alzarse con su primer trofeo italiano (“Me toca los cojones cuando dicen eso”), presumiendo de sus ascensos en las categorías inferiores.
El entrenador se aferrará al hambre de Cristiano, cuyo objetivo es levantar el único título del Calcio que le falta. Ante el Milán el luso no mostró una gran condición y hoy podría volver a actuar en la izquierda, con Dybala al centro del tridente que completará Douglas Costa. En la portería estará Buffon, que con 42 años sigue cosechando récords: hoy puede conseguir su sexta Copa italiana, algo que solo ha logrado Roberto Mancini.
Gattuso ayer no se ha escondido: Sarri es su referencia y lleva tiempo “intentando copiarle”. De Laurentiis le llamó para restaurar el 4-3-3 del toscano tras la crisis vivida con Ancelotti, y es cierto que los resultados volvieron. Respecto a la sufrida semifinal con el Inter, faltará el héroe Ospina (sancionado, jugará Meret) y saldrán de inicio Mario Rui, Fabián, ya recuperado, y Callejón. El motrileño todavía no tiene acuerdo para renovar su contrato (caduca el día 30), pero sigue en el centro del proyecto técnico.
‘Ringhio’ eligió un periplo de entrenador muy complicado (Sion, Palermo, Creta, Pisa, Milán…) y hoy apunta a su primer título en los banquillos, que le dedicaría a su hermana, fallecida hace dos semanas. Tendrá que batir a su ‘maestro’ Sarri y a un Cristiano que no aceptará derrotas tras haber roto su racha de finales ganadas (12) en la Supercopa de diciembre ante la Lazio. Una vez más, Nápoles y Juventus prometen dar guerra.