CELTA

Pione Sisto está de nuevo en el ojo del huracán

Su lamentable actuación ante el Villarreal le ubica otra vez en el punto de mira. Una pérdida suya derivó en el gol del conjunto amarillo.

Después de ser protagonista durante el confinamiento por fugarse a Dinamarca sin permiso del club, lo que le valió la multa más alta de la historia del club, Pione Sisto recibió el indulto de Óscar y gozó de minutos en el primer partido del reinicio de LaLiga. El internacional danés sustituyó a Rafinha en el minuto 59, pero su actuación fue un auténtico despropósito de principio a fin, lo que acabó desesperando a sus propios compañeros, quienes le llamaron la atención en varias ocasiones por sus erráticas decisiones.

Ya en el calentamiento se pudo apreciar la desgana del extremo. Mientras Denis Suárez y Smolov, que entraron más tarde al terreno de juego, realizaron sus ejercicios de calentamiento con total intensidad, Sisto cubría el trámite sin el menor interés. No obstante, fue en el césped cuando acabó con la paciencia de todos. El primer balón que tocó fue en la ejecución de un saque de esquina, enviando el esférico directamente fuera, perdiendo así una clara opción de remate.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
16Eibar 27 7 6 15
17Celta 26 5 11 12
18Mallorca 25 7 4 17
Clasificación completa
Próximos partidos
Real Valladolid - Celta X-17/06 19:30
Celta - Alavés D-21/06 14:00
R. Sociedad - Celta X-24/06 19:30
Calendario

*Datos actualizados a fecha 15 de junio de 2020

El colmo de su paupérrima actuación fueron dos infructuosos regates en una zona alejada del área contrario, con un evidente peligro de contra rival. Así, el primer balón que perdió supuso una jugada personal de Carlos Bacca que no acabó en gol por centímetros. Corría el minuto 87 y varios compañeros le recriminaron ese riesgo innecesario. Sin embargo, no hicieron falta ni cuatro minutos para que Sisto reincidiese. Esta vez su pérdida de balón tuvo peores consecuencias, ya que la jugada acabó en el tanto que otorgó la victoria al Villarreal.

Óscar intentó recuperar al danés nada más llegar y el pasado sábado decidió darle una segunda oportunidad, pese a su mal comportamiento durante el confinamiento. Sin embargo, su rendimiento en el terreno de juego volvió a ser decepcionante. Es posible que haya agotado definitivamente la paciencia del técnico catalán, quien ha demostrado confiar en sus posibilidades pero también le ha tratado con mano firme cuando fue necesario. Sisto está de nuevo en el ojo del huracán y esta vez no le será tan fácil salir de la tormenta.