MEMORIAS DE SUDÁFRICA | EL PERSONAJE

Klose, goleador Mundial

En Sudáfrica batió varios récords: fue el máximo goleador de la historia de las fases de grupos y el hombre que más dianas marcó de cabeza en mundiales.

Klose celebra un gol en el Mundial.
AS

No hay mejor escenario que un Mundial para demostrar la valía de un jugador. Para Miroslav Klose este fue el mandamiento que condicionó toda su carrera futbolística. El histórico delantero de la selección alemana tiene todos los récords goleadores de las mannschaft y es uno de los hombres más destacados de la historia de la Copa del Mundo, siendo el jugador que más partidos de Mundial ha ganado y el único futbolista que ha disputado cuatro semifinales seguidas.

Klose se dio a conocer internacionalmente en el Mundial de Corea y Japón 2002, en el que anotó cinco tantos, una cifra que igualaría en Alemania 2006. Llegó a Sudáfrica 2010 con el objetivo de superar a Ronaldo como máximo goleador de la historia de los Mundiales, que había dejado la marca en 15 dianas; se quedó a un tanto de igualar al brasileño, pero lo superaría en Brasil 2014, cuando dejó el récord en 16 goles.

Aunque no alcanzara a Ronaldo en Sudáfrica, el delantero de origen polaco batió varios récords en 2010, alguno de ellos en el primer encuentro de Alemania ante Australia. Para empezar, con su tanto de cabeza ante los australianos, que significó el 0-3 para la mannschaft, Klose amplió su marca como mejor cabeceador de la historia de la Copa del Mundo, con siete testarazos. Además, con ese gol superó a Teófilo Cubillas como máximo goleador de las fases de grupos en los Mundiales (11).