FRANCIA

Excusas y trabas a Keita Balde para alojar a 200 temporeros en Lleida

Nogay Ndiaye trata de ayudar a Keita Balde, del Mónaco, a encontrar alojamiento a cientos de temporeros que trabajan en Lleida en la campaña de la fruta.

Excusas y trabas a Keita Balde para alojar a 200 temporeros en Lleida
Soccrates Images Getty Images

Lo que va a leer no ocurre en Minneapolis. Ocurre en Lleida, Cataluña. La cercanía, en ocasiones, enturbia el foco o directamente lo distrae. Los problemas se ven distintos cuando son de otros y están más lejos aunque en ocasiones ayuden a crear conciencia para ver lo que está más cerca.

Este 2020, la campaña de recogida de la fruta se ha visto afectada por la pandemia de coronavirus. Muchos trabajadores y trabajadoras de fuera de España se quedaron en su país de origen a pesar de que el Ministerio de Agricultura trata de flexibilizar medidas para que puedan acudir a la campaña de recogida de la fruta de hueso. En este sector, hasta un 50% de los trabajadores son extranjeros.

Pero, ¿qué relación tiene directamente con el deporte? Nogay Ndiaye, profesora de secundaria y activista antirracista, lo explicó en Twitter el 30 de mayo y se viralizó. "¿Hay racismo en Lleida?" se preguntaba antes de explicar la iniciativa de Keita Balde, delantero internacional senegalés del Mónaco nacido en Arbùcies, Girona. El jugador, confinado en el Principado a causa de la Covid-19, es conocedor de la situación que viven bastantes compatriotas suyos que han acudido a trabajar a la campaña de la recogida de fruta en esta zona y que se ven obligados a dormir en la calle. Balde se ofreció a pagar alojamiento para todos mientras sea necesario pero, encontró problemas para conseguirlo. De ahí, la pregunta ¿retórica? de Nogay, que trata de encontrar ese alojamiento que Keita les quiere facilitar.

Sergine Mamadou fue el que prendió la mecha. Su directo en Instagram con el actor y director Paco León contando la situación que se vive allí hizo que llegara a oídos de Keita Balde y muchos otros. Él se interesó y, en otro directo con Mamadou, se comprometió públicamente a ayudar. El futbolista buscó ayuda en Nogay, que atiende a AS.

Antes de concretar en el caso, considera necesario hacer una panorámica de la situación. "Hay alrededor de 200 personas en esta situación. Habrá más porque llegan cada día. Esto solo en Lleida ciudad. En los alrededores es donde esta el campo y sumando esos pueblos, calculamos 2000 personas durmiendo en las calles. Hay de todo. Personas con y sin permiso de residencia. Vienen porque trabajan. A algunos se les emplea, pero no se les contrata. Se la juegan y hay quien se aprovecha. Una hora que son casi siete euros netos se les paga a cinco, cuatro o tres. Hay quien hace 12 horas y se va con 20 euros a casa", asegura a este periódico. A través de su asociación y junto a sindicatos podrían denunciar pero la necesidad les frena. Esos 20 euros son necesarios para comer.

Viendo esto, el delantero del Mónaco intentó ayudar, pero Ndiaye avisó. "Le dije que iba a ser difícil. Aquí cuesta muchísimo conseguir un piso para una persona no blanca incluso cumpliendo requisitos. A mí, cumpliendo con todo, me han negado pisos. Yo iba con mis hermanas blancas o amigas blancas para llevar conmigo algo de 'blanquitud' para demostrar confianza. Cuando veían que era para mí, excusas y excusas. Si cuesta así, intenta alojar a 200", explica.

Ni Keita ni Nogay piden nada gratis. El dinero está y no es poco. La oferta es un alojamiento con comida de mayo a septiembre. Toda la temporada y todo ya pagado por adelantado pero aún así, existen reticencias. "He recibido noes y bien rotundos. Cuando es un negocio, te importan las cifras. Yo acabé alucinada. Era mucho dinero encima de la mesa", añade. Llamó a agencias, hostales, hoteles e incluso fondos buitre. "No estoy nada de acuerdo con ello pero tenían sitio. Solo querían inversores", asegura.

Aunque no todo, por suerte, son "noes rotundos". Nogay vio un anuncio de 'apartments' que luego resultó ser uno solo. El dueño, asegura, lamentó no tener más espacio para poder acoger a todos los trabajadores del campo a los que Keita quería ayudar. "Fue encantador. Me pasó contactos para ayudar y podernos alojar. El que menos tenía era el que más colaboraba". En esta lista añade a hoteles de fuera de la ciudad, una casa de colonias y una agencia que "te trata como te tiene que tratar. Como personas". Algo que, según cuenta, no es demasiado habitual. 'Casualmente', esa agencia está cerca de cerrar un contrato con ellos.

Aunque sea a miles de kilómetros, Nogay Ndiaye asegura que la justicia que hoy se reclama para Floyd en Estados Unidos y la empatía que genera en gente a tantos kilómetros puede ser positiva para resolver problemas cercanos como este.

Keita lo confirma: ya hay alojamiento para 90 temporeros

Keita Balde apareció en su cuenta de Instagram para ofrecer, a través de un directo, más detalles sobre lo sucedido. "No me falta nada, vivo bien. Quería sensibilizar la opinión pública de algo muy grave. Con el trabajo que hago puedo llegar a la gente y saber del tema. Yo me he puesto por mi voluntad a 200 personas en Lleida que trabajan en el campo. Me he ofrecido voluntario. Estaban sin hogar, en la calle, sin comida ni nada. Trabajan 12 h al día sin parar. La mayoría son senegaleses y los quería ayudar, con el corazón en la mano, haciendo lo que pueda. No quiero buscar una guerra moral, social se raza o colores. Solo quiero ayudar y buscar soluciones. Eso es lo importante. Quiero ayudar con comida, hogar y ropa y en medio de esta ayuda ha habido complicaciones", explicó.

A pesar de estos problemas ya explicados, Keita dio una buena noticia: noventa de los doscientos temporeros ya tienen un techo. "Ya tenemos el primer sitio para meter a bastantes. Noventa de las doscientos que hay. Uno se pregunta, hoy en 2020 para alquilar una vivienda te pueden crear problemas. Vivimos en una sociedad complicada pero nadie merece esa indiferencia. Es algo muy feo. Lo quería hacer anónimamente pero vista la situación. He tenido que salir a la luz para conseguir algún sitio. Salio mi nombre, he dicho que hay garantías, se paga por adelantado. Ya hemos conseguido el primero y esperemos conseguir el segundo", añadió, además de asegurar que todos recibirán ropa que también facilitará el jugador.

El delantero recordó sus inicios y se puso como garantía, mandó un mensaje contra el racismo y pidió unión. "No hago esto para conseguir nada. Mis padres son de Senegal y yo digo que soy un chaval del mundo. Yo respeto a todos los países y razas. Quien quiera escribirme puede hacerlo. Ir todos juntos y no comerse la tarta uno solo. Si uno ayuda a 200 personas, si nos juntamos cinco imaginad que podríamos hacer", sentenció pidiendo unión.

"El lunes ha llegado comida para toda la semana. Ya mandé el dinero para que estén cubiertos pero lo más importante es el hogar. Para la gente que me esté escuchando espero que nos faciliten las cosas. Hoy en día, hay que decirlo claro, aunque tengas todo los recursos, una familia humilde y tranquila,... la situación habla por si. Es normal que salgan ideas por colores, por país, etc. Están cubiertos porque estoy con ellos y les voy a ayudar. Haré todo para facilitar su estancia. El tema de colores tiene que perderse ya y no tiene que ser un problema", ha explicado el futbolista del Mónaco.