TERCERA DIVISIÓN

Oficial: Valdés, técnico del Horta

El guardameta tiene nuevo destino profesional en Tercera División. Tras su experiencia en el Moratalaz y en el Barcelona, es el primer equipo senior de su carrera.

Víctor Valdés negocia con el Horta.
Dean Mouhtaropoulos Getty Images

Víctor Valdés ya tiene un nuevo destino profesional. El exguardameta, ahora entrenador, se ha convertido en el entrenador del Horta, del grupo catalán de Tercera División. Tras su experiencia en el juvenil del Moratalaz y en las categorías inferiores del Barça, el que fuera guardameta da su primer paso hacia un banquillo senior.

El Horta buscaba entrenador desde la marcha de Nacho Castro al Andorra a mitad de temporada. Piqué, tras destituir a Gabri, le dio la oportunidad al técnico y Raúl Matito le sustituyó. Ahora es Víctor Valdés el que asume el cargo. Sorprendente de cierta manera, ya que la mayoría de futbolistas de élite dan pasos agigantados al dar el salto a los banquillos. Sin embargo, el cancerbero prefiere ir paso a paso y se centrará en la cuarta categoría del fútbol español en su tercera experiencia a los mandos.

No obstante, Valdés está trabajando a conciencia para dominar todos los aspectos del juego. El exazulgrana ha impulsado el sistema Futtack, el cual busca monitorizar las acciones de un partido para controlar cada movimiento de los futbolistas y ayudarles a mejorar. Por el momento, le ha servido para ayudar a chavales en proceso de crecimiento. Ahora, le tocará probar su funcionamiento en algo más cercano al fútbol profesional.

Mala experiencia en el Barcelona

Todos los focos se volvieron a poner sobre su figura cuando se hizo cargo del Juvenil A del Barcelona. Su etapa duró tan solo 80 días, pese a que las expectativas le situaban en el banquillo del Camp Nou en un futuro no tan lejano. Valdés se marchó por la puerta de atrás, tras varios problemas con la directiva. El detonante definitivo fue el enfrentamiento que mantuvo con Patrick Kluivert y Jordi Roura.

A Valdés se le acusó de desviarse de la filosofía del club con sus métodos y formaciones en su equipo de cantera. También de no bajar a los futbolistas del Barça B al Juvenil para disputar la Youth League, en la que el club se despidió a la primera de cambio. Más allá de eso, el portero mostró mucha personalidad para reclamar lo que consideraba que le era propio. Por ejemplo, manifestó públicamente que quería jugar en el Johan Cruyff. ¿Recuperará su esencia en el Horta? Las respuestas, en la 2020-21.