REAL MADRID

Hazard ante Hazard

Eden y Thorgan cambiaron de club en verano, del Chelsea al Madrid y del Monchengladbach al Dortmund. El hermano pequeño señala el camino ahora al mayor.

Hazard 'contra' Hazard

El verano de 2019 tuvo un apellido propio: Hazard. Dos de los hermanos de la familia, Eden y Thorgan (Kylian juega en el Círculo de Brujas y Ethan, de 16 años, apunta maneras en su país), dieron un paso de gigante en sus carreras, moviendo un buen puñado de euros, de los 100 millones fijos del mayor a los alrededor de 25 del menor. Ha sido a este último al que le ha ido mejor en los primeros meses de su nueva aventura y, especialmente, en el regreso al fútbol tras el frenazo por el coronavirus.

Para quienes apenas le conocieran, Thorgan era básicamente el hermano de. Lo contrario para los que hubieran seguido un mínimo al atacante, internacional 26 veces y titular indiscutible como es en Bélgica, la líder del ranking FIFA de selecciones desde septiembre de 2018. Para más muestra, el botón del Dortmund, al que se le ha quedado lejos esta semana el título en Alemania: 6 tantos y 13 asistencias en todas las competiciones, con una intervención de media en un gol cada 138,26 minutos.

El carro de Thorgan ha aumentado su afluencia con los futboleros que han disfrutado de la Bundesliga como de las terrazas después del confinamiento. La cuarentena le ha sentado de maravilla al segundo de los cuatro hermanos Hazard: lleva una diana y ha dado dos asistencias en tres jornadas. Con 13 pases de gol en total y aún 6 partidos por disputarse, ya ha igualado su registro más alto en esta estadística en una temporada desde la 2014-15, la de su entrada en el fútbol de élite por el Borussia Monchengladbach.

Thorgan, ahora el espejo de Eden

Este reciente papel destacado ha puesto a funcionar un antiguo tuit de Eden. Es del 24 de agosto de 2016, pero ha envejecido muy bien: "Thorgan>Eden", escribió, medio en broma medio en serio, junto a varios emoticonos de risa. Ahora el madridista busca seguir la pauta de Thorgan, regresar a escena con protagonismo tras la pausa por el COVID-19, que le ha permitido recuperarse de su operación en marzo sin perderse casi el resto de competición.

Hazard, Eden, se encuentra ganando ritmo para estar disponible para Zidane cuando se reanude la Liga. "Necesito más físico y más balón", confesó recientemente. Su primer curso de blanco ha estado marcado por las lesiones, primero una muscular y después, encadenadas, dos óseas, prácticamente en la misma zona. Pese a ello tuvo tiempo de demostrar lo diferencial que puede ser. Con el nivel que enseñó hasta que le paró una patada de Meunier en noviembre, no le costará disparar sus datos actuales: un gol y cinco asistencias en 1.124 minutos, con un promedio de participación en un tanto cada 187,33 minutos.