SELECCIÓN ESPAÑOLA

Cracks del Siglo XXI: Losada vivió las dos caras del fútbol

Comenzó la temporada marcando al Madrid en Primera y terminó jugando en División de Honor Juvenil. En el Celta tienen mucha confianza en él.

Cracks del Siglo XXI: Losada vivió las dos caras del fútbol
REUTERS

Iker Losada (Catoira, Pontevedra, 2001) ha vivido esta temporada la cara más dulce y después la más amarga del fútbol. Su irrupción en el primer equipo al inicio de curso fue sonada: marcó un gol al Real Madrid. Fue el primer debutante en el Celta nacido en el Siglo XXI y el tercer más joven en marcarle un gol al Madrid en los últimos 70 años (con 18 años y 16 días), sólo superado por Barrenetxea (17 años y 136 días) y Etxeberria (18 años y cuatro días).

Esta temporada aún estaba en edad Juvenil, pero todo hacía pensar que iba a ser una de las piezas clave del Celta B en Segunda B. La idea era que alternara el filial y el primer equipo. De hecho, jugó 15 partidos (un gol y dos asistencias) en la categoría de bronce en el tramo inicial del curso. A ellos hay que sumarle cuatro encuentros con el primer equipo (dos en Liga y dos en Copa).

Sin embargo, a finales de enero hubo un cambio en el banquillo del Celta B. Llegó Onésimo, dejó de contar con Losada y tuvo que bajar de nuevo al Juvenil División de Honor para tener minutos. Un equipo en el que el año anterior, en la 2018-19, había sido el máximo goleador y había ganado el título. Le tocaba dar un paso atrás después de haber marcado un tanto en Primera al Real Madrid…

A pesar de ello, en el Celta tienen confianza en que Iker Losada sea un jugador importante en el primer equipo. Una de las nuevas banderas de la cantera en la próxima década, sucesor de Iago Aspas. Conoce bien el club. Ingresó en A Madroa en enero de 2012, después de haber jugado desde los cuatro años en equipos de su Catoira natal. La pasión por el fútbol se la inculcaron desde pequeño, puesto que su padre, Salvador Losada, fue portero en categorías modestas.

Es un mediapunta que cuenta con un cambio de ritmo poderoso y un gran golpeo de balón. Puede jugar detrás del punta o en banda. Se siente más cómodo en la izquierda para perfilar los disparos con su pierna diestra, aunque posee la habilidad de pegarle muy bien con las dos piernas. Además de su importancia en el Celta, también tiene peso con las categorías inferiores de España: siete partidos con la Sub-18 (dos goles). Será una pieza clave en el grupo que defenderá el campeonato de Europa Sub-19 conquistado el pasado verano en Armenia.