CELTA

Mouriño deberá elegir entre Murillo y Rafinha

La opción de compra de cada uno ronda los quince millones y el Celta ahora sólo está en condiciones de afrontar un traspaso de esa envergadura.

Carlos Mouriño comparece en una rueda de prensa en A Sede
Lalo R. Villar DIARIO AS

Uno llegó en el pasado mercado estival y otro en el invernal, pero ambos se han convertido, junto a Iago Aspas, en pilares básicos del esquema de Óscar García. Jeison Murillo y Rafinha Alcántara son indispensables en este Celta, pero Mouriño sólo podrá quedarse con uno de ellos de cara al próximo proyecto, siempre y cuando sea en Primera División.

Tanto el defensa como el centrocampista están a préstamo en Vigo por la Sampdoria y el Barcelona, respectivamente, con una opción de compra que ronda los quince millones de euros. Sin embargo, el Celta únicamente puede afrontar un traspaso de esa envergadura, los dos a la vez se antojan ahora mismo una quimera. El debate es grande en A Sede porque además las dos operaciones son complejas.

Al margen del importante desembolso económico que deberá realizar el conjunto celeste, tampoco hay que obviar que se trata de dos futbolistas con una ficha inasumible por la entidad olívica, así que deberán negociar con cada jugador una rebaja en sus emolumentos. En el hipótetico caso de que ambas negociaciones fructifiquen, el Celta debería tomar una delicada decisión y decantarse por uno de ellos, pues los dos traspasos en el mismo ejercicio se antojan imposibles.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
16Eibar 27 7 6 14
17Celta 26 5 11 11
18Mallorca 25 7 4 16
Clasificación completa

*Datos actualizados a fecha 25 de mayo de 2020

La balanza deportiva está más nivelada que nunca. La llegada de Murillo supuso el fin de un mal endémico en el Celta en la última década: la fragilidad defensiva. El central colombiano ha conseguido rebajar la media de goles encajados por partido de forma considerable y aporta una seguridad extraordinaria a todo el equipo. Rafinha, por su parte, es puro talento. Sus dos últimos meses antes del parón fueron sencillamente maravillosos, echándose el equipo a la espalda en gran parte de los partidos y ofreciendo siempre la mejor solución en la creación.

Si atendemos al aspecto emocional, Rafinha toma ventaja. Ser hijo de un mito como Mazinho y haberse criado en Vigo como un celtista más le aportan un plus que le ponen casi al nivel de un canterano. Es su segunda etapa en Balaídos y parece dispuesto a asentarse para crecer a nivel individual y colectivo.

El sudoku de Murillo y Rafinha puede tener una solución perfecta que suponga la continuidad de ambos jugadores: ejecutar la opción de compra del hispano-brasileño y negociar una nueva cesión del colombiano. Se trata de una posibilidad remota, pero no imposible.