ALEMANIA

Prohibido fallar

Los pinchazos se pagan caros a estas sobre todo con un partido en el horizonte como el que tendrá lugar el próximo martes y que enfrentará a Borussia contra el Bayern.

Lewandowski, en un entrenamiento.
AFP

Los pinchazos se pagan caros a estas alturas de la Bundesliga y con un partido en el horizonte como el que tendrá lugar el próximo martes en el Signal Iduna Park de Dortmund. Borussia y Bayern se darán cita en uno de los clásicos alemanes más calientes de los últimos años dadas las circunstancias: el BVB se sitúa segundo, a tan sólo cuatro puntos del Bayern, líder, y el resultado del partidazo alemán será clave para la lucha por la ensaladera. Eso sí, antes toca hacer los deberes este fin de semana. El Bayern recibe la visita del Eintracht y el Borussia viaja a Wolfsburgo. ¡Prohibido fallar!

Sobre todo el campeón, que regresó del parón el pasado domingo con una victoria frente al Union Berin a domicilio, pero mostró un nivel bastante inferior al que acostumbraba antes de la crisis. Ahora se enfrenta a un equipo del que no guarda buenos recuerdos. El Eintracht le endosó una durísima derrota por 1-5 en la ida que provocó la destitución de Niko Kovac al frente del Bayern. Eso sí, las águilas han bajado el listón desde entonces y encadenan un total de cuatro partidos sin puntuar, una racha negativa que le coloca a cinco puntos de los puestos de descensos. Thiago y Gnabry son duda.

Donde no hay dudas es en Dortmund y la culpa es de Haaland. El chico de moda volvió marcando su décimo tanto en su novena aparición en la Bundesliga, fue clave en el triunfo borusser (4-1) frente al Schalke y ya mira de reojo al Bayern. Antes toca cumplir ante un Wolfsburgo que está en racha: los de la Volkswagen acumulan siete partidos sin perder. Los verdiblancos saben que se presenta una oportunidad de oro ante un Dortmund plagado por las lesiones: no estarán Reus, Witsel, Zagadou ni Schutz. Haaland, sí.