PRIMERA IBERDROLA

Naiara Beristain: "Mi familia no quería que jugara al fútbol"

La futbolista del Valencia habló sobre sus complicados inicios en el fútbol en una charla interactiva junto a Bonsegundo con varias niñas de cinco años.

Naiara Beristain, jugadora del Valencia.

Flor Bonsegundo y Naiara Beristain, jugadoras del Valencia, participaron en una charla interactiva con cinco niñas de las siguientes escuelas: Ciutat de Xàtiva CFB, FB Dénia, FEB Ontinyent, FBCD Catarroja y la propia cantera del VCF Femenino. Tanto la futbolista argentina como la española relataron cómo fueron sus complicados inicios en el fútbol y dieron algún consejo a las más pequeñas, que sueñan con algún día llegar a ser también jugadoras profesionales.

"En Argentina es totalmente diferente de como se empieza a vuestra edad en España. Creo que allá ha costado el doble. No era bien visto que una mujer juegue al fútbol, ahora está cambiando. Ha costado que mis papás me entendieran, que yo quería jugar y también me costó que un equipo me aceptase para poder jugar, yo jugué siempre con chicos. Fue complicado... pero bueno, acá estoy sin pensarlo. Fueron muchas barreras las que rompí para jugar al fútbol", declaró la internacional con la Albiceleste, que cumple su primera temporada en el Valencia: "Estar en un club tan grande y profesional ha sido un cambio drástico: llegar a España, al fútbol europeo, es como un sueño cumplido y espero estar más años aquí".

De Argentina a España, concretamente a Bilbao, lugar de nacimiento de Beristain, que destaca que tampoco fue fácil para ella jugar al fútbol. "Quizá Flor ve que estamos más avanzados en España, pero mi familia no estaba de acuerdo en que yo jugara a fútbol. Lo veía mal. Al final, poco a poco, conseguí convencerles y sigo jugando hasta el día de hoy, que tengo 28 años. Al final les ha gustado", declara la exjugadora de la Real Sociedad, que alguna vez ha contado a los medios que, cuando era pequeña, pidió por Navidad que le dejaran jugar al fútbol. Y su deseo su cumplió, recibiendo como regalos unas botas, un balón y el permiso de su madre para poder jugar. 

Ambas, Flor Bonsegundo y Naiara Beristain, animaron a las más pequeñas en su pasión por el fútbol y destacaron la importancia de dar visibilidad a estas niñas. "Cuando era pequeña eché de menos situaciones así, no tuvimos referentes femeninos. No se le daba luz al fútbol femenino. El club se vuelca mucho y es relevante ese contacto y vínculos con la escuela", destacó Beristain.