DEPORTIVO

Domingo Catoira puede ser el primer 'fichaje' de Albert Gil

Es el favorito para la secretaría técnica del Deportivo y cuenta con el aval del nuevo director de organización, con el que coincidió en Valencia en 2012.

Domingo Catoria, en su etapa en el Valencia.
Jesús Sancho (Sanchofoto)

Desde el pasado lunes Albert Gil se ha convertido en una de las personas con más poder de decisión en el Deportivo. El catalán, de 44 años, ha pasado de ser el coordinador de la cantera a director de organización del club tras la dimisión durante el fin de semana de González-Dans. Una de las primeras decisiones de Gil puede ser la elección de un nuevo secretario técnico, puesto que ha quedado vacante tras el despido de Carmelo del Pozo y su equipo en enero. En el club se han barajado diversos nombres, pero hay uno que despunta sobre los demás tal y como adelantó As el pasado 6 de abril: Domingo Catoira.

La llegada de Catoria, que se situaría en el escalafón justo por debajo de Richard Barral, cuenta con el apoyo de Albert Gil. De hecho, es su mejor aval. Y es que el actual director de organización y Catoria ya trabajaron juntos en el pasado. Ambos coincidieron en el Valencia en 2012 bajo el mando del exdeportivista Braulio, actualmente director deportivo de Osasuna. Su trabajo se centró en la formación y captación de jugadores para la cantera che, club al que regresó Catoria tras su paso por el Valladolid y donde ha estado trabajando hasta el pasado mes de enero.

Otra de las decisiones que tiene sobre la mesa Albert Gil es la incorporación al Deportivo de Fran y Valerón. El nuevo director de organización dejó una clara pista en la rueda de prensa que dio hace una semana, en la que aseguró que "valorar la incorporación de Fran y Valerón es obligatorio”. La función del antiguo capitán sería la de coordinar la cantera, mientras que El Flaco apunta al banquillo del Fabril junto a Manuel Pablo. La predisposición de Gil, como en el caso Catoria, es total, pero hay varias variables que impiden decisiones rápidas. Certificar la permanencia y conocer el presupuesto que se podrá manejar tras la crisis del coronavirus es fundamental, lo mismo que la celebración de la Junta para ampliar el capital social de la mano de Abanca suspendida por el confinamiento.