ATLÉTICO

Se cumplen cuatro años del gol de Saúl al Bayern en Champions

Aniversario de uno de los tantos icónicos del Atlético en los últimos años, el que sirvió para derrocar al fantasma de la final de 1974 para pensar en la final de Milán.

Saúl entre Bernat, Thiago Alcantara y Xabi Alonso en el Atlético-Bayern de 2016 del que se cumplen cuatro años.
Alexander Hassenstein Bongarts/Getty Images

Era el minuto 10, el Vicente Calderón contenía el aliento. Saúl agarraba un balón y se lo cosió a la bota para correr con él e ir derribando rivales a su paso como quien se quita pelusas del hombro. Primero a Xabi Alonso, después a Bernat, más tarde a Alaba, cuando ya estaba en el área y patear con la izquierda. Cuando el balón se estampó en la red a su paso se había llevado un fantasma que pesaba en el viejo estadio rojiblanco como después lo haría Lisboa: el gol Schwarzenbeck a un minuto de aquella final de la Champions en Bruselas que le arrebató la Copa de Europa que ya acunaba, 1-1, partido de desempate, 4-0 para los alemanes que no volvieron a encontrarse con el Atlético hasta esta noche, la del 27 de abril de 2016.

Era la ida de las semifinales de aquella Champions que terminaba en Milán y el gol de Saúl sirvió para que los rojiblancos dieran un primer paso y acabara con aquel fantasma. Schwarzenbeck. Se iniciaba una leyenda particular: la del propio Saúl que nada sabe de goles corrientes. Si ya había dejado muestra de ello en el 4-0 al Real Madrid del 7 de febrero de 2015, con el 2-0 de una chilena fabulosa, sus palabras después serían premonitorias. "Este gol me da un status en el vestuario". La noche del Bayern añadiría un matiz que le definiría después: Saúl no sólo sabría de goles espectaculares e importantes, estos siempre servirían para dar impulso al Atlético, goles abre partidos.

Volvió a pasar en Eindhoven, Leverkusen, hace apenas tres meses, antes de que el coronavirus lo detuviera todo, ante el Liverpool en la ida de los octavos de final. Cuando más lo necesitaba el Atlético, ahí apareció de nuevo su bota, para empujar el balón en un córner lanzado por Koke y allanar el camino del Atlético rumbo a los cuartos frente al vigente campeón de Europa