REAL MADRID

El pasaporte, clave para el futuro de Facundo Pellistri

Seguido por el Madrid y pretendido por el City, ser comunitario supondría una ventaja si el club blanco se lanza a por él. Su cláusula, unos 11 millones.

Facundo Pellistri (18 años, Uruguay) es una de las próximas joyas en disputa en el mercado. Como ha contado AS, el Real Madrid, con Juni Calafat al frente, le sigue. Pero el Manchester City, a través del City Group, ha hecho las primeras llamadas. También han mostrado interés Atlético, Valencia, Almería, Nápoles, Atalanta, Boca o Flamengo. El sueño del chico es jugar en España, donde considera que encaja mejor su estilo, y a una eventual llegada al Bernabéu podría ayudar su condición de comunitario.

'Facu' cuenta con pasaporte español porque la abuela de su padre era gallega, de La Coruña, y se casó con un uruguayo decidió estudiar Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela. Con el tiempo se marcharon a vivir al país sudamericano, pero todos sus descendientes han ido siendo registrados en el consulado español. Eso le viene de perlas al '10' para un futuro de blanco, porque el Madrid tiene un problema numérico con los extracomunitarios.

Cláusula asequible: poco más de 11 millones de euros

Esta temporada el cupo en Liga estaba completo, con Militao, Vinicius y Rodrygo. Vini iba a iniciar el proceso de nacionalización en julio, con la esperanza de finalizarlo a últimos de 2020 o a principios de 2021. Al trío hay que añadir a Kubo, que necesita diez años en España para no ser extracomunitario, y Reinier, que acaba de aterrizar. Ambos tienen complicado un hueco en la primera plantilla. Por eso en el Madrid ya están mirando mucho al pasaporte, prácticamente ya un factor excluyente.

Aunque el coronavirus ha trastocado todo, el plan es que Pellistri saltase a Europa en la ventana de traspasos de verano o, a más tardar, en la de invierno, la preferencia de Peñarol. Más allá de lo futbolístico, la nacionalidad no es el único atractivo del extremo derecha, que puede partir desde el centro del ataque: también está el precio. Este periódico ha conocido la cifra de su cláusula, puesta en la renovación de febrero hasta 2022, que ha levantado muchas especulaciones en Uruguay porque se rumoreaba, como así es, que se trataría de una cuantía elevada para lo normal allí. La rescisión cuesta 12 millones de dólares, unos 11,1 de euros.