INGLATERRA

Karius no levanta cabeza

El alemán y el Besiktas parecen condenados a terminar mal la cesión. El Liverpool no tiene hueco para él. Sólo los Wolves le ofrecen un salvavidas.

Loris Karius se convirtió en uno de los protagonistas de la final de la Liga de Campeones que el Liverpool perdió ante el Real Madrid en 2018 por su pobre actuación y desde esa noche el cancerbero no ha logrado sacudido los fantasmas. El club de Anfield decidió que el alemán se fuera un par de años al Besiktas como parte de un plan ‘espiritual’, pero allí tampoco rindió como se esperaba.

Los dos clubes firmaron una cláusula por la cual el Besiktas abonaría 10 millones de libras (11,4 millones de euros) si el portero completaba las dos temporadas, pero parece que el acuerdo se va a romper de malas formas y Karius regresará a Liverpool. Antes, el Besiktas deberá abonarle 400.000 libras como sueldo (unos 450.000 euros). Eso es lo que ha pedido el cancerbero a la FIFA y es lo que ha irritado al club turco, que por medio de un miembro de la junta ha dejado claro que la relación terminará mal. "Karius ha ido a la FIFA por los impagos en su salario para pedir la finalización de su contrato. Quiere que le paguemos por los meses que no ha jugado”, aseguró hace un par de días Erdal Torunogullari.

La vuelta a casa aliviará a Karius, pero deportivamente no debería entusiasmarle excesivamente ya que sus opciones de encontrar un hueco en la portería son ahora más remotas con Alisson Becker en plan estelar después de ganar el premio al mejor portero del mundo y con Adrián asentado de segundo.

El guardameta alemán termina contrato 2022 y el Wolverhampton parece que por ahora es el único club que podría lanzarle un salvavidas este verano con una cesión como reserva de Rui Patricio.