ATLÉTICO

La curiosa primera vez de Siqueira con el Atlético

El exfutbolista lo ha revelado en sus redes sociales, con una historia de 1998, de cuando viajo a Barcelona a jugar un torneo de fútbol sala y se topó con la rojiblanca...

Madrid
0
Siqueira, con la camiseta del Atlético, en 1998 en Barcelona.
Instagram

La historia de Guilherme Siqueira (Florianápolis, Brasil, 33) con el Atlético comenzó 16 años antes de que vistiera la rojiblanca de manera oficial. Fue en 1998, en un viaje a Barcelona cuando tenía 12 años para jugar un torneo con el equipo de fútbol sala de su ciudad, el Astel. Lo ha revelado el propio futbolista en su cuenta de Instagram. "Paseando por la rambla me paré en una tienda con varias camisetas de clubes. Me decanté por una del Atlético". Para muestra, la foto que acompaña, en la que posa todo el equipo vestido con el chándal oficial, el trofeo, la bandera de Brasil y él en la parte de arriba de la fila con la rojiblanca por encima, con la publicidad de Marbella, un tesoro. 

"Casualidades de la vida que 16 años después tuve la oportunidad de defender ese grandísimo club. Historias que quedarán para siempre. Viva el fútbol", finaliza con nostalgia el hoy representante de futbolistas. De los terrenos de juego le retiró una lesión que se cronificó en su tobillo izquierdo, cuando militaba en el Valencia. Enseguida saltó a los despachos para tratar de ayudar a otros futbolistas en la gestión de sus carreras y, junto a Savio Bortolini, llevar a su país a la multinacional española de representación y marketing deportivo You First Sports. En su primera operación, devolvieron a un ídolo como Filipe Luis al fútbol brasileño (Flamengo)

Antes, en el tiempo que transcurrió entre 1998 y 2014, cuando fichó por el Atlético, puso estadios a sus pies, como Los Cármenes en Granada, donde es recordado con sumo cariño por sus tremendas actuaciones en la banda izquierda. En el fútbol brasileño debutó cuatro años después de aquel viaje a Barcelona, en el Ipatinga, antes de volver a viajar a Europa, esta vez con sólo billete de ida. En 2004 le fichó el filial del Inter de Milán. En 2010 llegó a Granada para llenar de mayúsculas y exclamaciones su historia, y la de la inagotable gran cantera de explosivos laterales izquierdos del fútbol brasileño, con 37 partidos, siete goles. Fue después del Benfica (2013) cuando aquella foto antigua pudo actualizarse. Siqueira volvía a vestir la rojiblanca. Y esta vez no la había comprado de paseo en ninguna tienda. Se la acababan de dar, en el vestuario, en las entrañas del Vicente Calderón mientras una tromba de agua caía sobre Madrid: era 11 de junio de 2014, el día de su presentación como nuevo jugador del Atlético.