EIBAR

Diop: "No volvería a jugar si hay riesgo de contagiar a la familia"

El centrocampista del Eibar destaca que "aunque el fútbol mueve mucho dinero, lo más importante es la salud. Me parece muy pronto para salir a entrenar".

Diop, en un partido con el Eibar.
JOSEP LAGO AFP

"No volvería a jugar si hay riesgo de contagiar a la familia", afirmó el jueves Pape Diop, futbolista del Eibar, quien está confinado en su casa por el coronavirus. "Aunque el fútbol mueve mucho dinero, lo más importante es la salud", destacó el centrocampista de Senegal.

Pape Diop hizo estas declaraciones en una rueda de prensa virtual en la que respondió a preguntas realizadas en días anteriores por periodistas que habitualmente informan sobre el equipo guipuzcoano de Primera División, y que fueron difundidas por la página web y las redes sociales del Eibar.

Como casi todos, lleva mal el confinamiento en su domicilio para intentar parar la epidemia de COVID-19. "No voy a mentir, cada día está siendo más duro, pero es la manera de estar a salvo todos. Hay que hacerlo, pasarlo de la mejor manera posible. Tengo la suerte de estar con la familia aquí, porque hay gente que está sola. Vamos a ser positivos", dijo para intentar 'ver el vaso medio lleno'.

Convive con su mujer y dos hijas, y juntos intentan pasar el rato durante el aislamiento. "Estoy en un piso, viviendo con dos niñas, no es fácil. La mayor tiene 9 años y debe hacer deberes de su colegio; durante el tiempo que no estudia, lo dedicamos a jugar a las cartas, a hacer bailes, siempre me vuelve 'loco' con una aplicación para grabar imágenes en movimiento con el teléfono móvil. La pequeña no se da cuenta de nada, está contenta de que estén sus padres en casa", señaló.

Preguntado sobre lo que echaba en falta durante el encierro, fue muy claro. "Echo de menos el fútbol, los compañeros del equipo, los amigos, y la otra parte de la familia que está en Senegal. El coronavirus ha llegado allí, a África, y estoy preocupado", admitió.

Anunció lo que hará cuando acabe la reclusión en casa y el distanciamiento social. "Lo primero que haré, será ir a comer con mi mujer, con los amigos, ir al cine. Son cosas a las que antes no dábamos importancia y ahora mismo lo daríamos todo para tenerlas", valoró.

Aunque en África las epidemias son más habituales que en Europa, nunca había conocido de cerca una epidemia como la del coronavirus, que haya paralizado casi toda la actividad a nivel mundial. "Es la primera vez que vivo algo así, nunca me había tocado sufrir un confinamiento", confirmó.

Interrogado sobre la situación del coronavirus en Senegal, contó lo que le relatan sus amigos y familiares. "En Senegal, las noticias, dentro de lo malo, son buenas. Ha habido dos muertos y en todo el país no hay más de 300 casos, que se sepan; porque no llegan los test del coronavirus a todo el mundo. Sí aquí nos cuesta hacer las pruebas, imagínate allí. Si no va a más, estaremos más tranquilos. De momento, está controlada la situación", manifestó.

A distancia, intenta echar una mano a los suyos que se encuentran en el continente africano. "En Senegal muchas personas se ha quedado sin trabajo por el confinamiento; les dejan salir a trabajar, pero a partir de las 8 de la tarde deben ir a casa. No se puede ir de una ciudad a otra. Hay gente que lo está pasando mal. Intento ayudar para que las familias puedan tener comida, que es lo más importante. También intento colaborar para que haya material sanitario en los hospitales", explicó.

No ve bien salir a entrenar ahora

En Alemania ya han comenzado algunos futbolistas a entrenarse en grupos pequeños. Aunque la Real Sociedad quería que sus jugadores trabajaran en Zubieta de forma individual o en parejas esta semana, el CSD (Consejo Superior de Deportes) lo impidió porque el estado de alarma prohíbe actualmente toda clase de deporte al aire libre.

"Intento hacer caso a los expertos que saben de esto. Nos han dicho que tenemos que estar en casa. En Alemania les dan autorización para que puedan salir a entrenar, pero cada país es diferente. Me parece muy pronto todavía. Esto es muy serio. Habían dicho que el coronavirus era como una gripe, pero hemos visto todos que esto es mucho más serio de lo que parecía. No veo bien entrenar, ni de forma escalonada, ni dada. Hay equipos que tienen instalaciones privadas en las que pueden trabajar 5 jugadores, pero todos los clubes no tienen los mismos equipamientos. Si les dejaran ejercitarse a los jugadores de la Real, deberían hacer lo mismo con todos los equipos", sentenció.

La patronal de clubes profesionales quiere jugar lo que queda de competición para evitar grandes pérdidas económicas, si hace falta a puerta cerrada, sin público. "No me gusta jugar sin público, pero eso ahora es lo de menos. No me gustaría volver a competir sin un mínimo de seguridad para la salud. Yo no volvería a jugar si hay un riesgo de que podemos contagiar a la gente de la familia, que lo puede pasar mal. Ha habido casos en algunos equipos. Hay que valorar más esto que lo de puerta cerrada o no. La salud es lo más importante, no tiene precio. El fútbol mueve mucho dinero, la gente intenta jugar por todos los medios, pero hay que valorar lo más importante, que es la salud. Sin esto, yo no soy partidario de volver a jugar a fútbol", sentenció.

Cuando acabe la pandemia, todos disfrutaremos de cosas simples, como el poder ir a un estadio a presenciar un partido de fútbol, en el que los futbolistas serán los que más gocen. "Será algo increíble. Después de todo lo que estamos viviendo y lo que queda por vivir, poder volver a jugar con público y que todas las personas no piensen en este virus o en cualquier cosa mala, sino solo en disfrutar del fútbol, sería increíble y para disfrutarlo", aseguró.

El coronavirus va a provocar un bajón económico en el fútbol profesional, que tendrá que 'apretarse el cinturón'. "Esto va a cambiar el mundo del fútbol, sobre todo los fichajes con mucho dinero que había hasta hace poco, que se había vuelto un poco loco. Va a volver la normalidad, no habrá tanto dinero para gastar. Ya nos está afectando, todo el mundo está perdiendo dinero. Todos los clubes van a perder, se están rebajando los salarios de los jugadores, todos vamos a perder. El fútbol mueve mucho dinero, aunque pierda algo, lo va a recuperar poco a poco", concluyó.

Juega en Francia desde juvenil

Papakouly Diop (Kaolack, Senegal, 1986) es un futbolista senegalés que tiene también nacionalidad francesa. Pape Diop se trasladó pronto a Francia, y jugó en el juvenil del Stade Rennais, debutando con el primer equipo el 5 de agosto de 2006, con 20 años, en la Ligue 1 (Primera División). El resto de la temporada 2006-2007 fue cedido al Tours, de la Ligue 2, que lo compró, por lo que repitió en la campaña 2007-2008.

El 31 de enero de 2008 (a mitad del ejercicio 2007-2008), Diop firmó con el Gimnàstic de Tarragona de Segunda División. Curiosamente debutó con los tarraconenses en un Nàstic-Eibar (2-1) en el Nou Estadi el 16 de febrero de 2008, cuando los azulgranas estaban dirigidos por Javier Mandiola 'Manix'.

Tras temporada y media en el Nàstic, el Racing de Santander pagó algo más de un millón de euros por su fichaje en verano de 2009, lo que le permitió a Diop estrenarse en Primera División el 12 de septiembre de 2009 contra el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón. Actuó durante tres campañas (2009-2010, 2010-2011, 2011-2012) con el conjunto cántabro.

En julio de 2012 fichó por el Levante tras abonar 200.000 euros. Volvió a actuar otras tres campañas (2012-2013, 2013-2014, 2014-2015) con el equipo valenciano, donde coincidió en el ejercicio 2014-2015 con José Luis Mendilibar -actual entrenador del Eibar- cuando el vizcaíno era el técnico levantinista. Posteriormente quedó libre, y jugó dos campañas (2015-2016 y 2016-2017) en el Espanyol.

El 22 de diciembre de 2018 llegó a Ipurua con la carta de libertad. Enseguida entró en los planes de Mendilibar, quien le conocía perfectamente y le ha utilizado en el doble pivote, al principio con Dani García, Gonzalo Escalante, y Joan Jordán; y últimamente con Edu Expósito. Con el Eibar ha disputado 65 partidos de liga en tres temporadas (2017-2018, 2018-2019, 2019-2020). En el actual ejercicio ha intervenido en 21 encuentros de liga -marcando un gol- hasta la jornada 27, en la que se suspendió el campeonato por el COVID-19.

En octubre pasado, el centrocampista senegalés alcanzó un acuerdo para renovar su contrato por una temporada más, hasta el 30 de junio de 2021, con opción de una segunda campaña. Acaba de cumplir 34 años, por lo que cuando finalice su relación contractual tendrá 35 años.