VALENCIA

La resurrección que necesita el Valencia

En la segunda vuelta solo ha logrado 11 puntos de 24 con un promedio que no llegaría a Champions, pero hay razones que invitan a tener fe en ellos.

La resurrección que necesita el Valencia

La reanudación de LaLiga es todavía una incógnita, pues el futuro de la humanidad marcada por el Coronavirus es desconocido a día de hoy. Pese a todo, poco a poco la famosa curva parece que va aplanándose lo que puede llegar a invitar a un optimismo moderado y por ende a replantearse la posibilidad de que más adelante regrese la competición. Y en ella el Valencia está obligado a resucitar.

El parón por el coronavirus le llegó al Valencia después de haber vivido una auténtica 'pasión' en la que Getafe, Atalanta o Real Sociedad, entre otros, dejaron muy herida a la entidad, que solo pudo sumar once de los 24 puntos disputados en la segunda vuelta. Pero tras un tiempo de reflexión, cuando se reanude la competición –si así sucede-, al equipo de Celades le habrá llegado el momento de resucitar si quiere llegar al objetivo Champions.

EL VALENCIA TOCÓ FONDO TRAS EL DURO 3-0 EN SAN SEBASTIÁN

Porque con la proyección de puntos que lleva actualmente el equipo che cerraría el curso con 57, un bagaje que le permitiría estar en la lucha por Europa pero difícilmente entrar en Champions. En cualquier caso, plantilla, entrenador y afición tienen motivos para tener fe y creer en sus posibilidades y no porque el año pasado ya lograran remontar una desventaja, sino porque de los once rivales que le restan al equipo, solo perdió contra uno de ellos en la primera vuelta.

22 de 33 puntos sumaron Celades y los suyos frente a Levante, Madrid, Osasuna, Eibar, Villarreal, Athletic, Granada, Valladolid, Leganés, Espanyol y Sevilla en la primera mitad de LaLiga. De volver a sumar esas cifras, los blanquinegros acabarían la temporada con 64 puntos, más que el año pasado y con altas opciones de estar entre los 4 primeros. La gran dificultad radica en que todavía deben visitar el Bernabeu y la Cerámica y, sobre todo, que la última jornada la disputarán en el Pizjuán en un partido que puede llevarles de nuevo al cielo del fútbol o hacerles descender a niveles inferiores.