PRIMERA IBERDROLA | VALENCIA FÉMINAS

Bargues: "Sería injusto dar validez a la clasificación actual"

José Bargues, entrenador del Valencia Femenino considera que se necesitarán mínimo seis semanas para poder preparar y disputar las ocho jornadas que restan.

Bargues: "Sería injusto dar validez a la clasificación actual"
DIARIO AS DIARIO AS

José Bargues regresó en febrero a España y lo hizo para volver a su casa. "Para mí el Valencia lo es todo, sabía que si me llamaba algún día, regresaría sin dudarlo". Atrás dejó una experiencia de vida en Estados Unidos, donde entrenó al Sub-19 del Orlando City. Por Mestalla, en diferentes departamentos, estuvo desde 2006 hasta 2015, cuando emigró a Ibiza para poner en marcha el proyecto que preside Amadeo Salvo y después hizo las maletas a las Américas. El Valencia, hace hoy dos meses, le encomendó la misión de salvar la categoría, un equipo que no gana desde octubre y un proyecto que conoce a la perfección porque él fue entrenador del Colegio Alemán, genésis del actual equipo blanquinegro. Pero la crisis del Covid-19 le pilló con la maleta aún sin deshacer y en descenso.

¿Teme que no se pueda reanudar la competición y que se propusiera dar por buena la clasificación actual?

Eso es algo que no contemplamos y que nadie debería plantearse, porque sería injusto dar validez a una clasificación que no se ajustaría a la realidad de una temporada. Luis Aragonés decía que las 10 últimas jornadas ponen a cada equipo en su sitio y a nosotros nos falta el 80% por disputar. Este equipo es muy superior a lo que dice hoy la clasificación.

¿Qué plazos estima que necesitarán los equipos?

Quedan ocho jornadas y se podrían jugar en cuatro o cinco semanas. Pero ese esfuerzo es el doble al que están acostumbradas las futbolistas. Jugar dos partidos por semana no es habitual para ellas. A partir del cuarto partido no sabemos cómo puede reaccionar su cuerpo. Necesitaremos más de seis semanas, pero haremos lo que nos indiquen. Nos han dicho que esperaremos a ver qué ocurre con Primera y Segunda División para ver qué hacemos los demás.

¿Y qué hacen mientras tanto?

Básicamente un trabajo físico para prevenir lesiones. Buscamos que el impacto muscular sea el menor posible. El fútbol no es un gimnasio y aunque hemos puesto el horario de las diez de la mañana para entrenar todas juntas con videollamadas y así monitorizar cada sesión, nos falta el 70% de nuestra actividad. Al menos intentaremos evitar lesiones a la vuelta.

¿Alguna lectura positiva de estos días de confinamiento?

Nada es parecido a lo que cualquiera de nosotros hemos vivido y cuando ves que muere tanta gente, a cualquier ser humano le afecta. Pero a mí personalmente me está sirviendo para poner en papel todas las ideas que tenía, porque solo llevábamos 20 sesiones. A las jugadores seguro que les va a venir bien para limpiar la mente tras meses sin ganar. Sé que todas ellas se están echando mucho de menos y cuando vuelvan a verse, tendrán unas ganas locas de entrenar y lograr el objetivo de la salvación.

Tras su paso por Estados Unidos, ¿qué diferencias ve respecto al fútbol femenino de España?

Conozco a fondo la metodología en España y puedo asegurar que estamos por delante.

¿En serio?

A ver, diferenciemos metología a impacto. Allí los equipos punteros juegan en estadios grandes y hay más licencias. Esa es para mí la principal diferencia, el número de chicas que juegan al fútbol. Pero a nivel organizativo, en cuanto a metodología, en España estamos mejor. Allí el trabajo de los colegios es diferente al de los institutos y universidades y el fútbol profesional es otro mundo. Aquí es todo más lineal, las jugadoras son muy profesionales y solo nos falta que haya más chicas para competir y elegir.

¿Ya sabe qué les dirá a sus jugadoras a la vuelta?

Que les he echado mucho de menos y que disfruten jugando.