ATLÉTICO DE MADRID

Caio Henrique, de promesa en el medio a florecer como lateral

El Atlético se hizo con sus servicios en 2016 desde el Santos como un mediocentro con recorrido y llegada. Ahora es el lateral de su selección Sub-23.

Cuando el Atlético se hizo con los servicios de Caio Henrique en 2016 incorporó a uno de los centrocampistas más prometedores de Brasil. Un mediocentro con despliegue físico, buen manejo de balón con la izquierda, fuerza y llegada al área rival, que se desligaba del Santos recién cumplida la mayoría de edad para sumarse al juvenil colchonero.

No tardó en hacer sonar su nombre y en despertar el interés de Simeone, que ya le utilizó en la pretemporada y le mantuvo entrenando con el primer equipo asiduamente a los pocos meses de llegar. Es más, Caio Henrique tuvo su gran oportunidad en Copa del Rey entrando en el once que se midió al Guijuelo (30 de noviembre de 2016) formando centro del campo con Thomas, Saúl y Gaitán en la goleada por 0-6. El alumno avanzado disputó 69 minutos, único jugador de las categorías inferiores titular en aquel partido y dejó sensaciones de mucho potencial en sus piernas.

Sin embargo esa progresión de Caio Henrique se frenó en seco cuando ascendió al segundo equipo rojiblanco. El brasileño fue perdiendo cuerda, dejó de entrar en los planes del Atleti B y su participación comenzó a ser residual. Suplente habitual, en muchas ocasiones ni entraba en las convocatorias hasta que las lesiones y las necesidades del equipo le llevaron a probar en el lateral izquierdo. Una posición nueva, ya que había jugado en banda como interior, pero no en la defensa. En el carril comenzó a aprender el oficio antes de salir cedido por primera vez, en abril de 2018, al club Paraná.

Caio Henrique recibe instrucciones del Mono Burgos.

En su debut en la primera división brasileña jugó 27 partidos, 22 como titular, volviendo al centro del campo y destacando cerca del área rival, algo que provocó que el Atlético no quisiese desprenderse del jugador. Pero fue en su segunda cesión consecutiva, en el Fluminense, donde Caio Henrique explotó y demostró una adaptación completa al lateral. En 2019 disputó 65 partidos, a los que añadió cuatro más con la selección brasileña Sub-23, para convertirse en un todoterreno y en uno de los laterales izquierdos más destacados del campeonato.

Un futbolista que aprovecha su pasado como centrocampista para ser un foco de su equipo en la salida de balón desde atrás. Algo que demuestran los datos, ya que acabó el brasileirao (campeonato de liga) como el segundo máximo pasador del torneo (1.929), a tan sólo nueve envíos de su compañero Allan, y dejó patente una extraordinaria precisión, con más de un 90% de acierto en el pase.

Caio Henrique crece en la faceta ofensiva y ofrece una lucidez para el juego combinativo desde el lateral que era seña de identidad de Filipe Luis en el Atlético y para lo que se está comenzando a pulir a Lodi. Jugadores a los que en posiciones de responsabilidad no les quema el balón en los pies, es más se muestran constantemente. Con poderosa zancada, inteligencia y mucha fuerza, más que velocidad punta, añadió un gol y dos asistencias en el torneo además de generar 50 envíos con peligro.

Un gran nivel en una posición muy cotizada que le sirvió para convertirse en fijo en las categorías inferiores de su selección. Capitán en la Sub-20 de una camada con Lucas Paquetá, David Neres o Richarlison como nombres destacados, este año se ha asentado en la Sub-23. Caio Henrique participó en cinco de los siete partidos de Brasil en el Preolimpico iniciado este enero, completando cuatro de ellos en el lateral, para sellar el pase de su selección a los juegos Olímpicos de Tokio. Formando equipo con Bruno Guimaraes, que estuvo a punto de ser atlético, el madridista Reinier, Pedrinho o Paulinho, sólo acabaron superados por Argentina en la tabla. Curiosamente Caio aprovechó la ausencia de Lodi, todavía en edad de participar con la Sub-23 pero centrado en el Atlético, para hacerse con el puesto de titular en el lateral.

Un reciclaje perfecto desde el medio hasta el lateral para sellar una tercera cesión, en este caso a Gremio, pese al gran interés del Fluminense por seguir contando con él y que le podría servir para volver al Atlético. Caio Henrique, que trabaja para crecer en su faceta defensiva, ha sabido aprovechar de forma magnífica su capacidad con balón para hacerse con un nombre en el lateral y lograr un factor diferencial en la salida con el esférico. Un jugador completamente diferente al que llegó al club cuatro años atrás y que ahora es candidato a reforzar un puesto donde tan sólo está Lodi y donde Filipe Luis dejó un vacío muy difícil de llenar. Podrían cubrirlo dos compatriotas que ya forman parte de las grandes promesas de su país y para lo que Caio Henrique goza de una polivalencia tan del gusto de Simeone que le hace ser compatible con Lodi jugando por delante como interior o una alternativa más para el centro del campo rojiblanco.