MUNDIAL

Acusan a varios exmiembros de la FIFA de aceptar sobornos para elegir a Rusia y Qatar como sede

La Fiscalía de Estados Unidos señala a Ricardo Teixeira, Nicolás Leoz, Jack Warner y Rafael Salguero, entre otros. Este caso de corrupción se une al ya destapado en 2015. Qatar y Rusia niegan irregularidades.

El expresidente de la CBF, Ricardo Teixeira.
Jorge Adorno Reuters

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, dentro de lo que es la mayor investigación de la historia sobre corrupción en el mundo del fútbol, presentó la madrugada de este martes nuevas acusaciones contra altos dirigentes de la FIFA, ejecutivos de la compañía de entretenimiento estadounidense 21st Century Fox y contra el empresario catalán Gerard Romy, cofundador de Mediapro y accionista del grupo Imagina.

La denuncia presentada por los Fiscales federales en Nueva York tiene nuevos 53 cargos, que incluyen, entre otras acusaciones, presuntos pagos de sobornos a cambio de votos en favor de Rusia y Qatar para que estos países fueran elegidos sedes de los Mundiales de 2018 y 2022.

Es la primera vez que la Justicia estadounidense acusa nominalmente a dirigentes de haber recibido soborno para ayudar a adjudicar una sede mundialista. La denuncia, sin embargo, no especifica quien realizó dichos pagos o cual es el origen del dinero.

El expresidente de la CONMEBOL, Nicolás Leoz (fallecido el año pasado), el expresidente de la AFA, Julio Grandona (fallecido en 2014) y el expresidente del la CBF, Ricardo Teixeira, son acusados de recibir dinero a cambio de votar para que Qatar fuera sede del Mundial de 2022 (el emirato ganó por 14-8 en la votación a la candidatura de Estados Unidos). Leoz y Teixeira ya habían sido condenados en EE UU en 2015 por otros sobornos para adjudicar los derechos televisivos de grandes eventos futbolísticos.

El dirigente brasileño, que se encuentra en libertad en su país, que no posee acuerdo de extradición con EE UU, es presuntamente uno de los protagonistas del informe de Michael Garcia, investigador independiente contratado para analizar los procesos de votación de los Mundiales de 2018 y 2022. Garcia cita un pago de dos millones de dólares a la hija de Teixeira que en aquél momento tenía diez años.

Otro de los acusados en la nueva demanda de la Fiscalía estadounidense es el expresidente de la CONCACAF, Jack Warner, que presuntamente recibió cinco millones de dólares para votar a Rusia como sede del Mundial de 2018.

Ya Gerard Romy es acusado de haber pagado sobornos para que Imagina se adjudicara los derechos de televisión. La Fiscalía le atribuye los delitos de fraude y blanqueo de capitales, castigados con hasta 20 años de cárcel cada uno, y una tercera acusación por integración en organización criminal.

Hace casi diez años que la FIFA escogió a Rusia y Qatar como sedes del Mundial, pero no fue hasta 2015 cuando Estados Unidos comenzó a actuar a través de una redada en Zurich. Aquel escándalo acabó con la dimisión de Blatter. En total, 42 personas fueron acusadas, de las cuales 26 se declararon culpables.

Qatar niegas las acusaciones

"El Comité Supremo para la Entrega y el Legado (SC) de Qatar niega rotundamente las acusaciones contenidas en los documentos judiciales que se han hecho públicos en los Estados Unidos el 6 de abril de 2020. Estas acusaciones forman parte de un caso antiguo, que no se centra en el proceso de licitación de la Copa Mundial de la FIFA 2018/2022. Después de años de falsas acusaciones, nunca se han presentado pruebas que demuestren que Qatar ganó los derechos para organizar la Copa Mundial de la FIFA 2022 de manera poco ética o por medios que infringieran las estrictas reglas de licitación de la FIFA. El SC mantiene que se siguió estrictamente todas las reglas y regulaciones para el proceso de licitación de la Copa Mundial de la FIFA 2018/2022 y cualquier acusación que diga lo contrario no tiene fundamento y ser ferozmente refutada".

Respuesta de Rusia

Desde Rusia no se hizo esperar una respuesta a estas acusaciones y desde el Kremlin se negó cualquier irregularidad. "A Rusia le fue concedido el derecho a acoger el Mundial de Fútbol en una absoluta base legal", advirtió Dmitry Peskov, portavoz del gobierno de Vladimir Putin, en declaraciones facilitadas por la agencia TASS.

Peskov dejó claro que la adjudicación de la Copa del Mundo de 2018 "no tuvo nada que ver con cualquier clase de soborno". "Lo negamos de forma categórica. Hemos leído informaciones en medios y no podemos entender de que se trata todo esto", añadió Peskov. -Europa Press