REAL MADRID

El Madrid maneja opciones para un mercado devaluado

En el club se estudian alternativas a la crisis económica que va a provocar la del COVID-19: Mbappé sigue marcado a fuego y se abren otras opciones.

Mientras la pandemia del coronavirus ha detenido cualquier actividad social y económica, en la T4 del estadio Santiago Bernabéu se trabaja con vistas a cuando todo vaya regresando a la normalidad. La directiva madridista, comandada por Florentino Pérez, se verá abocada a una nueva situación más de ahorro que de gasto. La falta de ingresos en todo el mundo hará que los equipos quieran negociar al alza por sus jugadores más apetecibles, pero hay un factor que no se puede controlar: el deseo de los jugadores de marcharse a proyectos más sólidos.

Sin embargo, en el conjunto blanco están tranquilos. Saben perfectamente los puestos clave a reforzar en este próximo mercado veraniego. También juegan con la baza que la FIFA quiere proponer: este año, las ventanas de fichajes, que habitualmente se abren el 1 de julio y se suele cerrar el 31 de agosto a las 12:00 de la noche, se abrirán cuando los torneos que están aún en competición se hayan acabado. La FIFA quiere que sean los dos meses veraniegos como ha sido siempre ampliándolo hasta la celebración de las tres primeras jornadas de Liga de cada campeonato. Sin embargo, los clubes quieren otro calendario: si se abre en agosto/septiembre, que éste concluya en diciembre. En ese amplio periodo de tiempo es donde el Madrid se ve capaz de ir centrando sus objetivos. Ganar tiempo al tiempo. La FIFA pretende acortar ese amplio periodo de tiempo porque teme que los grandes equipos fichen a los mejores jugadores de los más débiles en mitad de los torneos, desvirtuando las competiciones. Aún así, los objetivos blancos son los siguientes: 

Mbappé

Es el jugador cuyo nombre está señalado en rojo en el seno de la directiva blanca con vistas a incorporarlo a la disciplina madridista. El nuevo escenario señala que el desembolso a realizar no sería tan importante para equilibrar los balances económicos. El delantero francés acaba contrato en 2022, y el club madridista esperaba acontecimientos para actuar en consecuencia: posible salida de Neymar, el futuro económico del conjunto parisino (el club maneja una rebaja de sueldos debido a la falta de ingresos que afectará a toda la plantilla) y del mundo del fútbol, su situación contractual (Mbappé ha rechazado por dos veces prorrogar su vinculación con el conjunto parisino)… Todo hacía indicar un movimiento de los blancos. Pero ahora el panorama ha cambiado. Al Madrid no le importará esperar hasta el próximo verano cuando la situación pueda ser más favorable: a Kylian le quedaría un año de contrato, con el condicionante de que a partir del 1 de enero de 2022 pueda firmar libre por cualquier otro equipo. Los blancos no quieren entrar en guerra con los parisinos: quieren negociar e ir de cara.

Pogba

El gran deseo de Zidane para fortalecer el centro del campo del Madrid. Con este nuevo panorama, la situación del centrocampista francés ha dado un giro de 180 grados. La llegada de Bruno Fernandes ha otorgado a los red devils otro jugador sobre el que recaer el peso del equipo. Sus continuas lesiones han frenado su progreso (se operó el pasado mes de enero y no ha regresado: esta campaña ha jugado ocho partidos), pero no los intereses del Manchester, que quiere sacar un buen pellizco por su traspaso. Ahí entra la negociación de su agente Mino Raiola. El otro factor es la Juventus, que aspira a que el francés regrese a la que fue su casa entre 2012 y 2016. Pogba tiene contrato hasta 2021, pero el club mancuniano se guardó una opción para renovar su contrato por una temporada de manera unilateral, hasta 2022. Pogba se ha devaluado en unos 70 millones: Si el verano pasado se estimaba que podría dejar el conjunto del norte de Inglaterra por unos 180 millones, ahora podría salir por unos 110. Faltaría por saber si el Madrid apostaría por su llegada…

Haaland

La gran sensación goleadora del momento. El noruego, fichado en el pasado mercado invernal por el Borussia Dortmund, se ha destapado como un goleador prolífico desde sus orígenes en el modesto Molde, y sobre todo, a partir de los nueve goles que marcó a Honduras en el pasado Mundial Sub-20. El Madrid le sigue debido a que Benzema cuenta ya con 32 años de edad y que Luka Jovic, fichado el verano pasado por 60 millones de euros al Eintracht, no ha acabado de romper con la camiseta blanca. Además, su marcha a Belgrado días antes de declararse el Estado de Alarma, no ha sentado nada bien, pese a tener el ok del presidente, entrenador y cuerpo médico. En Haaland se ve a un buen relevo, joven (una de las condiciones que maneja el equipo blanco en estos tiempos), con calidad. Otro aporte es su buena relación con Odegaard, llamado a ser una de las prñoximas sensaciones madridistas. Todo eso le hace ser objeto de seguimiento y de posible incorporación inmediata. El problema: que no sólo interesa al Madrid. Otros equipos como el Manchester United también ha puesto sus ojos en el joven noruego...