LIGA JAPONESA

El "diccionario" de Planagumà

El entrenador vive el confinamiento desde Japón, donde desde enero entrena al Imabari. Explica para AS su experiencia y como el país oriental vive el Covid-19.

Lluís Planagumà.
FC Imabari

En la otra orilla de Hiroshima, en la ciudad de Imabari (Japón), Lluís Planagumà está viviendo una experiencia vital. Desde enero, entrena al equipo de la ciudad, presidido por el ex jugador y seleccionador nacional de 1998 a 2000, Takashi Okada. “Todo está por hacer. Desde hace tres años el club ha creado una estructura diferente. Está haciendo otro estadio, una ciudad deportiva… Hay mucha seriedad y seguimiento a nivel de medios de comunicación”, relata desde su particular confinamiento, porque en Japón el Covid-19 se está viviendo distintamente.

“Nunca estuvimos confinados al cien por cien. Las primeras medidas se tomaron a mediados de febrero, cuando cerraron fronteras. Decretaron el Estado de Alarma. Los niños no iban al colegio y los centros comerciales estaban en servicios mínimos. Pero sí pudimos entrenar”, relata, lo que le sirvió de vía de escape, teniendo en cuenta que su familia está en Barcelona. Junto a él, dos ayudantes de origen japonés pero con paso por España le acompañan y le ayudan en la adaptación.

Un periodo en el que Planagumà aprovecha para “convivir con más tranquilidad” y que “los vínculos de comunicación sean más sólidos”, porque la cultura japonesa y su manera de entender el fútbol son totalmente distintas a las que se perciben en España: “Es un deporte educativo y lúdico. Este es el principal choque. Para ellos es un deporte recreativo y para nosotros competitivo”. Y para ilustrarlo relata una situación curiosa con la que se encuentra al final de cada entrenamiento. “Nosotros hacemos sesiones de 75-90 minutos. Los primeros días, veía como se quedaban todos al acabar el entreno a hacer 40 minutos más, de técnica individual: controles, pases, habilidad… Ya me he acostumbrado”, comenta. “Cuando fallan no les sabe mal, se ríen”.

Al margen de la diferente perspectiva de la competición, el idioma es otra barrera. Para facilitar el entendimiento, y tirando de su experiencia como entrenador de fútbol base y fútbol profesional pese a su juventud (39 años), Plangumà ha creado un diccionario de equipo. “Creamos un vocabulario para los jugadores. Unas 25-30 palabras en japonés relacionados con aspectos del juego. Las dividimos en aspectos tácticos ofensivos, tácticos defensivos y direccionales. Algunas son en inglés y otras en japonés. Con ellas incluso hay charlas que puedo hacer”, comenta.

El entrenador catalán no se pone límites a su paso por Japón. Llegó en enero dispuesto a crecer y a conocer otro fútbol en un país que está en el foco por la suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán en 2021. “El deporte aquí tiene un valor educativo importante y en los Juegos se ha invertido mucho dinero”, remata. Desde esa distancia, considera que “va a ser muy difícil que se retome LaLiga en España”. Y, del Espanyol resume todo en una gráfica frase: “La temporada ha sido un bucle”.