INGLATERRA

Los agentes de la Premier demandarán a los clubes por impagos durante la pandemia

Podrían reclamar hasta 340 millones de euros, ya que en los contratos no existe una claúsula de fuerza mayor que permita paralizarlos. El último mes no han cobrado.

El representante italiano de futbolistas, Mino Raiola.

Según Daily Mail, los clubes de la Premier League se enfrentan a una posible oleada de acciones legales de los representantes de futbolistas por valor de 300 millones de libras, es decir, 328 millones de euros. Al parecer, varios clubes han retenido los pagos que debían haberse abonado a las agencias este último mes y los agentes han dado instrucciones a sus abogados para demandar y reclamar sus honorarios.

Muchos representantes están dispuestos a renunciar a las taridas que les deben los equipos más pequeños que luchan por sobrevivir durante la crisis del coronavirus, pero no harán la vista gorda con los clubes más poderosos de la Premier League.

Los clubes de la Premier pagaron entre febrero de 2018 y enero de 2018, un total de 260,6 millones de libras, que en euros son unos 285,2 millones, y se estima que esa cifra se incremente este año en 55 millones de euros más, alcanzando los 340 millones. La pasada campaña el Liverpool gastó 43,8 millones de libras en honorarios, seguido por Chelsea y Manchester City con 26,8 millones y 24,1 millones respectivamente.

Por lo general, los representantes cobran un cinco por ciento de cada transacción, ya se trate de un traspaso o de una renovación, pero los agentes son libres de negociar otras tarifas con los clubes, como es el caso de Mino Raiola, que se embolsó 48 millones de euros en comisiones por el traspaso de Paul Pogba al Manchester United. Sin embargo, en la mayoría de casos ese cinco por ciento se divide a partes iguales con el futbolista con el dinero que sale de su pago del impuesto P11D (el club firma un acuerdo tripartito con jugador y agente).

Ninguno de esos contratos tiene establecida una cláusula de fuerza mayor que permita anular los pagos por el coronavirus, por lo que los agentes irán hasta el final para cobrar lo que es suyo.