LEGANÉS

El confinamiento desata habilidades ocultas en el Leganés

Sus futbolistas se demuestran expertos en artes diversas al fútbol: desde la habilidad de Ruibal con el FIFA, a las dotes cantantes de Silva y Carrillo pasando al 'chef' de Marc Navarro.

El confinamiento desata habilidades ocultas en el Leganés
Perez Meca/MB Media Getty Images

El confinamiento a causa del coronavirus Covid-19 está sirviendo para descubrir, en el caso del Leganés, habilidades ocultas de muchos de sus jugadores. Virtudes artísticas (otras no tanto), que algunos pepineros están mostrando a través de sus redes en estos días de excesivo tiempo libre. Las hay de todo tipo, aunque la más famosa ha hecho casi ganar al Lega un ‘trofeo’. Aunque fuera virtual.

Maestro en el FIFA

Pocos conocían de la capacidad de Aitor Ruibal para jugar al FIFA. Sólo sus compañeros. Y ni eso. De ahí que cuando el catalán comenzó a participar en LaLiga Challenge, el torneo benéfico organizado por Ibai Llanos en colaboración con LaLiga, pocos consideraran que fuera a llegar lejos. José Recio era uno de los pocos que sí lo veía con opciones. Por eso le obligaba a entrenar a los mandos antes de los partidos. Él mismo se ofrecía de sparring. El asunto salió bien.

Enfundado en el chándal del Leganés, y con pantuflas reglamentarias en los pies, el extremo fue deshaciéndose de rivales hasta plantarse en la final contra Marco Asensio, del Real Madrid. Ganó el merengue, pero con sus actuaciones (Guido Carrillo pichichi, golazos de Óscar) a más de un hincha blanquiazul le devolvió, aunque fuera de manera virtual, ilusiones que parecían olvidadas en este curso aciago.

“Lo he intentado hasta el final. Asensio ha sido claro vencedor. Gracias por el apoyo de esto días. He disfrutado como si tuviera 5 años. Gracias y, sobre todo, que nadie olvide que era por una buena causa”, comentaba el propio Ruibal desde su casa en un vídeo que el Leganés distribuyó por redes sociales bajo el epígrafe ‘Zona Casa’ en lugar de zona mixta. La emisión, por cierto, se retrasó un poco. Aitor no había tenido tiempo ni de cenar. Periodismo doméstico 2.0.

Silva y Carrillo, cantantes; Marc, cocinero

Pero la de Ruibal no es la única habilidad secreta descorchada estos días. Otra de la que se ha ocupado en dar publicidad el Leganés es la de Jonathan Silva. El argentino toca la guitarra y se atrevió a mostrarlo en un vídeo que el club también emitió en redes sociales. Una suerte de himno alternativo pepinero que tuvo buena cabida en cuanto a la música y letra, pero no tanto en cuanto a la voz. Silva es un pelotero magnífico. Lo de cantar aún le queda lejos.

Guido Carrillo, al que le une una amistad casi fraternal con Silva, también ha desvelado que le gusta eso de tocar la guitarra. En su perfil de Instragram el ariete (su yo virtual fue pichichi en el torneo FIFA de Ibai) se ha mostrado tocando también con destreza este instrumento de cuerda con el que ha retado a otros amigos. Un nuevo ‘challenge’ de los cientos que ya atestan las redes sociales.

Marc Navarro no es tanto de música y sí de fogones. El catalán se ha destapado como un cocinero extraordinario y, día tras día, también muestra a sus seguidores sus éxitos culinarios. El menú es amplio y original. Desde calabacín, con huevos y claras y jamón, hasta pollo al curry con quinoa pasando por tacos mexicanos o vistosas ensaladas de aguacate. Masterchef a la pepinera.

Más allá de estas habilidades específicas, la mayoría de los integrantes de la plantilla se están afanando en demostrar que siguen poniéndose en forma pese a la cuarentena. Siovas, Roque Mesa o Szymanowski son de los más activos con vídeos e imágenes de cómo, desde casa, siguen los consejos de Pol Lorente, preparador físico del equipo y líder de las sesiones telemáticas que, cada día, el club retransmite para que futbolistas y aficionados se pongan en forma.