ESPANYOL

Los 23 años del 23: Tamudo

El 23 de marzo de 1997 debutaba en LaLiga un Tamudo ya providencial, con un gol que alejaba el descenso del Espanyol. El resto es leyenda.

RAUL TAMUDO  CON UNA FOTO DE SU DEBUT CON EL ESPANYOL HACE 23 AÑOS
GORKA LEIZA DIARIO AS

Paradójicamente, el 23 más emblemático de la historia del Espanyol lucía el 29 en la espalda, en aquella suerte de camiseta verde, pantalones negros, el día en que todo comenzó. El 23 de marzo de 1997. 23 años atrás, en el Rico Pérez de Alicante, se empezó a forjar la leyenda de Raúl Tamudo. "Mi vida cambió en un día", confiaba en un reportaje con AS.

Era el minuto 57 del Hércules-Espanyol, jornada 30 de una de la Liga de las 42, a la que llegaba el Espanyol con el agua al cuello, tras seis partidos sin ganar. Por ello, y tras comenzar la temporada Pepe Carcelén, una semana antes a Vicente Miera lo habían destituido en beneficio de Paco Flores, que bien conocía a Tamudo de la cantera. Nando Muñoz fue quien le dio la alternativa, en un momento en que los pericos caían por 1-0, gol del local Diego López.

Tardaría en anotar Luis Cembranos el gol del empate, que no acababa de sacar de pobre a un Espanyol que iniciaba el fin de semana vigésimo, a tres puntos de la permanencia. Fallaría Tamudo un mano a mano ante Miguel Marí, que jugaba por la expulsión de Peter Rufai y que para siempre quedará como el portero del debut del 23. "Creí, tras fallar aquella ocasión, que ya no volvería a jugar en Primera", confesaba hace unos años el exdelantero a este periódico. Pero no fue así.

Raúl Tamudo, junto a Paco Flores.

Porque en el minuto 89, y tras un pase afilado de Jordi Lardín, se volvió a plantar Tamudo solo ante la meta rival para batirle con esa picardía que volvería a exhibir decenas y decenas de veces. Con una vaselina que daba la victoria al Espanyol y que allanaba el camino hacia una permanencia que, como casi siempre, se consiguió.

A partir de aquel día de hace 23 años, Tamudo acabaría disputando 389 encuentros oficiales con el Espanyol, conquistando dos Copas del Rey en cuyas finales fue más que determinante, en 2000 y 2006, y alcanzando la final de la Copa UEFA en 2007. Por no hablar del Tamudazo. Sus 129 dianas en 340 partidos siguen situando al actual adjunto a la dirección deportiva perica como el máximo realizador catalán en la historia de LaLiga. Y la primera vez fue en el Rico Pérez.