VALENCIA

Año negro de Ezequiel Garay

El central Ezequiel Garay se recupera de una lesión de rodilla, dio positivo por coronavirus y acaba contrato el próximo 30 de junio.

Ezequiel Garay.
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Ezequiel Garay no está teniendo el 2020 soñado. El argentino, que se lesionó el 1 de febrero (ligamentos de la rodilla derecha), fue el primer futbolista de la Liga en hacer público su contagio por COVID-19. Todos esos traumas médicos los está pasando a 103 días de que termine su contrato con el Valencia, club que a día de hoy, según fuentes consultadas por AS, está más pendiente del foco de contagio que ha sufrido en su vestuario (35% de casos positivos) que de renovaciones puntuales.

Garay (33 años) estaba en negociaciones para su renovación cuando se produjo la lesión. El Valencia no le ha transmitido que no tenga voluntad de ampliarle el contrato, aunque tampoco se aceleró la firma tras la lesión. Tal sensación de incertidumbre la ha sobrellevado Garay con el resto de obstáculos que le está tocando saltar, primero en la soledad de su recuperación de la lesión y ahora en la cuarentena.

Tamara Gorro, pareja del argentino, apuntaba esta semana en Instagram que uno de los primeros síntomas que notó Garay fueron los problemas respiratorios, aunque el central los achacó en un primer momento a la “ansiedad” que la lesión y también la incertidumbre sobre su futuro le estaban generando. Pero tras someterse a las pruebas del COVID-19 surgió el positivo. “Las piedras de nuestro camino las vamos eliminando, pero siguen apareciendo. Pero, ¿cuándo nos hemos rendido? Nunca”, remarcaba ayer Tamara Gorro en redes sociales.

Ahora Garay, que no padece ningún síntoma por el coronavirus, está aislado en su domicilio, donde continúa realizando ejercicios de recuperación bajo la supervisión a distancia y en persona (le visitan casi cada día) de los servicios médicos del club. Garay, por lo que respecta a su renovación, la tenía prácticamente cerrada en verano. Así lo desveló en una conversación con periodistas Mateu Alemany en la estadía en Suiza. Pero no terminó de concretarse y la salida de Marcelino y Alemany frenó la decisión del propio argentino y también la postura del club. En diciembre se retomaron las conversaciones y cuando parecía que se iba a estampar la firma, llegó la lesión y ahora el COVID-19.