MANCHESTER UNITED

Ighalo: "No tenía dinero para poner nombre a la camiseta"

El delantero nigeriano, que llegó al Manchester United en enero, habló sobre sus orígenes y sobre el dulce momento que vive en el club inglés.

Ighalo: "No tenía dinero para poner nombre a la camiseta".
LISI NIESNER REUTERS

El jugador nigeriano Odion Ighalo, que llegó a Old Trafford en el mercado de invierno procedente del Shanghai Shenhua chino, habló para la web del Manchester United sobre cómo se ha adaptado a la vida en su nuevo club, donde ha caído de pie. El delantero, desde su debut, ha marcado cuatro goles en los ocho partidos que ha disputado en estas semanas de competición.

Ighalo creció en Nigeria, su país natal, viendo al Manchester United, al que apoyaba. El atacante explicó que en su país "tienes que ir a un centro de eventos y pagar para ver los partidos". "Cada vez que el United jugaba, iba con mis hermanos", continuó, "y ahora la gente nos vea mí y al equipo. Hay una gran base de aficionados y está creciendo".

El nuevo ojito derecho de la afición declaró, a raíz de una foto suya llevando la equipación visitante de los 'red devils' de la temporada 2005/06, donde jugaba su actual entrenador, Ole Gunnar Solksjaer, que "no tenía nombre en la parte posterior" de la camiseta. El motivo de esto era que "hay que pagar por poner los nombres en la parte de atrás y no había dinero para eso".

Ahora, todos en su país le envían "mensajes diciendo que no pueden esperar" para verle sobre el terreno de juego en cada partido del United, lo que le hace "muy feliz". El delantero visitó en 2013 el 'Teatro de los Sueños' por primera vez y quedó fascinado. "Cuando lo vi me sorprendió. Estaba fuera del estadio y saqué fotos", afirmó.

Tres años más tarde lo visitaría como jugador, con la camiseta del Watford, lo que le hizo "más feliz". Al acabar el partido, salió del estadio y se quedó "mirándolo". "Este es el estadio que veía en casa cuando era pequeño y ahora estoy jugando contra ellos", pensó. Ahora, su sueño de de ser 'red devil' se ha cumplido, y no ha podido empezar mejor.