BARCELONA

Neymar o Lautaro, dilema

Los precios bajarán, pero también el músculo económico del Barça. Según su plan para renovar la plantilla, que incluye un lateral, un central y un centrocampista de nivel, fichar a los dos no será posible.

El Barça no tiene 300 millones de euros en la caja. Eso es lo que, a día de hoy, le costaría afrontar las operaciones de Neymar (unos 180-190 en números redondos) y Lautaro Martínez (su cláusula de salida, sólo durante las dos primeras semanas de julio, es de 111 millones de euros). Es posible que el crack del mercado por la crisis del coronavirus baje los precios de los jugadores este verano. Pero si eso sucede, lo mismo pasará con los presupuestos de fichajes de los clubes.

Aunque el Barça se anime internamente a vender que es posible, habrá que tomar una decisión. Neymar o Lautaro. Deportivamente, aparenta que el argentino es más necesario para el Barça. A sus 22 años, el delantero del Inter ha marcado 16 goles en 31 partidos oficiales, ha suplicado su valor de mercado (en la web especializada transfermarkt pasó de los 40 a los 80 millones de euros) y tiene el perfil ideal para ser el sucesor de Suárez en el Barcelona. Su edad permitiría rejuvencer la plantilla y amortizar su fichaje. Con 33 años, Suárez está en la recta final de su carrera. El Barça lleva viendo meses en directo a Lautaro Martínez y los informes son positivos. Es el nueve preferido.

Pero Lautaro no compite con cualquiera. Siendo extremo, no delantero como Lautaro, Neymar ha marcado 18 goles en 22 partidos y ha dado 10 asistencias. No sólo eso. Neymar es algo más que un tremendo jugador de fútbol cuando se lo propone. Es una marca y el Barça necesita un reclamo comercial así de potente para cuando Messi ya no esté. Además, la llegada de Neymar permitiría que Luis Suárez terminase su contrato con el Barça. El club azulgrana podría plantearse la incorporación de un delantero de nivel (Aubameyang, Ben Yedder), pero de un precio menor al de Lautaro. En favor de Lautaro, sin embargo, pesa que un sector de la directiva del Barça no ve claro el regreso de Neymar. No sólo por cómo se marchó y por su carrusel de denuncias contra el Barça, sino por su irregular rendimiento deportivo las tres últimas temporadas por culpa de las lesiones. Para los cortoplacistas, el fichaje es Neymar sin conclusión. Garantiza resultados desde el principio y su nivel de motivación, en principio, sería altísimo. Lautaro es un proyecto.

Y luego está el factor Messi, que no decidirá pero con el que obviamente consultará el club como el mismo Bartomeu ha reconocido que hace en alguna ocasión. Por pedir, el seis veces Balón de Oro querrá a los dos. Es un amigo y un enamorado del fútbol de Neymar y el Barça del tridente es uno de sus mejores recuerdos como futbolista, pero también sigue con atención la evolución de Lautaro como futurible para el Barça.

No puede descartarse que el club intente los dos fichajes. Eso sólo sería posible en un escenario muy favorable, si se alineasen todos los astros y si las operaciones se abaratan con jugadores. Pero ni PSG ni Inter han dado señales de estar por la labor de aceptar trueques. Y algo más. El Barça no sólo necesita renovar su parte de arriba. Desde la cúpula del club se insiste hace meses en la necesidad de fichar un lateral derecho (Emerson puede llegar si hay una buena oferta por Semedo); un central derecho (suenan Bastoni, Christensen, Bastoni y el sueño sigue siendo De Ligt); y un centrocampista de recorrido (uno de los preferidos es Fabián, pero su precio de momento no lo hace sencillo). Si de verdad el Barça quiere arreglar su columna vertebral, Lautaro y Neymar no cabrán. Y habrá que escoger en ese dilema.