CORONAVIRUS

Carriço: "En China la situación preocupa menos que aquí"

El defensa portugués, ex del Sevilla que regresa a Asia con el Wuhan Zall, afirma sobre el coronavirus: "En Europa los contagios aumentan y allí decrecen".

El ex del Sevilla Daniel Carriço regresa a China con el Wuhan Zall y sentencia: "Allí la situación es menos preocupante que en Europa, hay menos contagios".
Raúl Caro EFE

El Wuhan Zall regresa a China este sábado después de varias semanas de exilio porque en España la situación con el coronavirus parece también poco recomendable. Con el equipo se entrena ya el exsevillista Daniel Carriço, que habló claramente del asunto en una entrevista a Tuttomercato web: "¿Qué miedo? Hemos estado entrenando con el equipo en Marbella, esperando que la alarma por el Coronavirus desaparezca totalmente antes de volver con tranquilidad a Wuhan y recuperar progresivamente nuestras vidas. En China, la situación actual es seguramente menos preocupante respecto a la del resto del mundo".

Con todo, Carriço admite que al principio dudó "un poco. Cuando comenzó el mercado invernal no se sabía con precisión qué era el COVID-19, sólo que había un nuevo virus en circulación en China. Pasé varios días informándome y el mismo club me ha tranquilizó, garantizándome que no pisaríamos Wuhan hasta que hubiera pasado la emergencia... Es cierto que el problema del Coronavirus ha irrumpido en todo el mundo, pero en China las cosas van decididamente mejor. Si en Europa los contagios aumentan cada día, en todos los países, en Wuhan cada vez hay menos enfermos y los nuevos casos son pocos. Esperemos que se pueda solucionar todo en breve".

Por último, el portugués habla sobre las medidas drásticas y necesarias para frenar la epidemia que afecta al fútbol y a todos los sectores del planeta: "Es fundamental contener de todas las formas la propagación del virus, sin permitirle que se expanda por todas partes. Suspender los partidos es seguramente la mejor solución, considerando la cantidad de personas que se citan en el estadio. O por la salud de los jugadores y la gente del equipo. La puerta cerrada ayuda, pero está claro que pararlo todo es más eficaz todavía. Entiendo que no es fácil, sobre todo a nivel internacional. En Europa se necesita entender que se deben tomar todas las medidas necesarias para hacer que se infecte cada vez menos gente. La salud pública debe estar antes del fútbol y de cualquier otra cosa".