¿QUÉ FUE DE...

¿Qué fue de Luis García? Del Atlético a héroe en el Liverpool

Llegó al Liverpool en el curso 2004/05 y fue clave para ganar la Champions. Salió del Barcelona y comenzó a despuntar en el Atlético.

Luis García con el Atlético y con el Liverpool.
AS

La llegada de Rafa Benítez al banquillo del Liverpool cambió la centenaria historia del club red. El técnico desembarcó en el verano de 2004 y con él comenzó la españolización del equipo: le acompañaron cinco jugadores nacionales (Luis García, Xabi Alonso, Núñez, Josemi y Morientes) con el objetivo de volver a reinar en Inglaterra y en Europa (tras 21 años sin ganar la Champions). Junto a Xabi Alonso, Luis García se convirtió en el español más emblemático para la afición de Anfield (años más tarde se consagrarían Reina y Torres), proclamándose como uno de los grandes llegadores desde segunda línea en la Premier y en la Champion. Fue el jugador más determinante para lograr el título en 2005, año de la mítica final de Estambul en la que remontaron un 3-0 al Milán y ganaron en los penaltis.

Antes, había salido de la Masía para lucir en el Atlético, a donde regresó en el año 2007 con un papel más secundario. Un fantástico atacante, capaz de definir con las dos piernas y cuya melena al viento y su vendaje en los tobillos le dotaron de una imagen icónica en la primera década del 2000. Tras un final de carrera exótico, jugando en Grecia, México, India y Australia, ahora actúa como embajador de LaLiga y representante de Liverpool y Barcelona en los partidos de veteranos. El exfutbolista atendió a la página web oficial del Liverpool antes del partido de hoy contra el Atlético, donde habló de confianza en la remontada red. Además, también es comentarista deportivo en programas de televisión.

Luis García celebra un gol al Bayer Leverkusen en Champions.

Camada con Xavi, Puyol...

Luis Javier García Sanz (Badalona, 24 de junio de 1978) comenzó a jugar al fútbol a los cinco años en el equipo de su barrio. Tras tres cursos en el Badalona y una etapa en el San Gabriel, llegó al Fútbol Club Barcelona y comenzó a destacar como jugador desequilibrante y determinante en los últimos metros. Compartiendo plantilla en las categorías inferiores con Xavi, Puyol y Gabri, en 1997 sus guarismos en el segundo equipo blaugrana alcanzaron los 17 tantos pese a no jugar en punta, partiendo desde los costados o como segundo delantero. Debutó con el primer equipo el 18 de abril de 1998 en la ida de la Supercopa de España contra el Mallorca, título que acabaría levantando el equipo bermellón en la vuelta. El jugador optó por salir cedido en busca de minutos, primero en el Valladolid y luego en el Toledo.

En la campaña 2000/01 el Barcelona envió a Luis García al Tenerife, una temporada en la que logró 16 goles claves para lograr el Ascenso a las órdenes de Rafa Benítez, técnico que más tarde le reclamaría para el Liverpool. Su gran curso, compartiendo delantera con Mista, llamó la atención de múltiples equipos de Primera. Dotado de velocidad, agilidad y mucha vivacidad en el área, el Valladolid volvió a hacerse con sus servicios en la máxima categoría. En su regreso al equipo pucelano acabó con 10 tantos en 29 partidos, uno de ellos contra el Barcelona y dos ante el Tenerife, demostrando su afinidad contra sus exequipos.

Llegada al Atlético

Un gran rendimiento que llevó al Atlético a lanzarse a por su fichaje en el verano de 2002 por una cantidad cercana a los cuatro millones de euros, aunque el Barcelona se guardaba una cláusula de recompra por algo más de 5,5 que acabaría utilizando. Luis García dejó grandes sensaciones en el regreso del club a Primera, asumiendo la responsabilidad goleadora junto a Fernando Torres y Javi Moreno. Logró 9 tantos en 30 partidos de Liga (solo superado por los 13 de Torres), una gran cifra teniendo en cuenta que la mayoría de veces partía desde la banda. Contra el Barcelona participó en la goleada por 3-0 en el Vicente Calderón, poniendo la guinda a los dos tantos previos de Torres y Emerson.

Luis García marca con el Atlético ante la Real Sociedad.

El equipo blaugrana vio de cerca sus grandes prestaciones y decidió ejercer la opción de recompra un año después de su salida. En su primera y única temporada completa en el Barça, la 2003/04, anotó 7 goles en 38 partidos, tres de ellos en Liga y tres en UEFA. Al acabar el curso el Liverpool decidió pagar la cláusula de 9 millones y Luis García aceptó la propuesta de reunirse con Benítez. La Premier League vio como en el año 2004 la presencia de españoles crecía desde los cuatro participantes en 2003 (Reyes, Iván Campo, Mendieta y Javi Moreno), hasta los catorce (Cesc, Reyes, Luis García, Xabi Alonso, Núñez, Josemi, Morientes, Hierro, Iván Campo, Arteta, Almunia, Mendieta, De Pedro y Ricardo).

El Liverpool, su gran explosión

Luis García se adaptó de forma fugaz al Liverpool y se ganó el cariño de la afición con un estilo de juego directo muy apto para la Premier. En su primer curso con los de Anfield logró 13 tantos, cinco de ellos en Champions, el máximo goleador del equipo en la competición (Gerrard y Baros hicieron dos) y donde todos llegaron en las rondas eliminatorias. El Liverpool acabó levantando la orejona aunque nadie lo hubiese sospechado a los 45 minutos de la final, cuando el Milán se había colocado con un 3-0 a favor con los tantos de Maldini y Crespo por partida doble.

El camino de los reds a Estambul había ido de menos a más. La fase de grupos la había superado en segunda plaza por detrás del Mónaco (12 puntos) y con los mismos 10 puntos que el Oympiacos tercero. En octavos el Liverpool eliminó al Bayer Leverkusen (global de 6-2) con dos tantos del español en la ida y uno en la vuelta, a la Juventus en cuartos (2-1) con el segundo gol de Luis García y Chelsea en semifinales (1-0) marcando el badalonés el único tanto de la eliminatoria.

Luis García durante la final de la Champions contra el Milán.

En los segundos 45 minutos de aquella final contra el Milán Gerrard marcaba de cabeza, Smicer con un disparo lejano y Xabi Alonso en el rebote de un penalti que él mismo había lanzado para igualar el partido, que se marchó a la prórroga. Sin goles en los 30 minutos extra, el partido se fue a los penaltis, donde Dudek se consagró como héroe. Paró los lanzamientos de Pirlo y Shevchenko y los goles de Hamman, Cissé y Smicer dieron el título a los ingleses. Luis García disputó el partido completo, aunque no tuvo que lanzar desde los once metros.

Su gran año, que le convirtió en mito en Liverpool, le llevó a la Selección Absoluta. Su mejor noche con España fue el 12 de noviembre de 2005, partido de repesca para el Mundial 2006 contra Eslovaquia donde logró un hat-trick en el Vicente Calderón. Ya en el Mundial de Alemania, Luis García participó en tres partidos hasta caer contra Francia en octavos. Su etapa con España finalizó en 2007 con un balance de 21 partidos disputados y cinco goles anotados.

En ese mismo año dejaba el Liverpool tras tres temporadas, 121 partidos y 30 goles. Su último curso acabó de forma trágica, ya que en enero tuvo que ser operado de una rotura en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que le impidió volver a jugar con los reds. El equipo inglés llegó de nuevo a la final de Champions también contra el Milán, pero en esta ocasión cayeron por 1-2 en Atenas con un doblete de Inzaghi.

Regreso al Vicente Calderón

Luis García hizo el camino inverso a Fernando Torres, que cambiaba el Atlético por el Liverpool. El badalonés regresó al equipo rojiblanco, que comenzaba un proyecto ambicioso con los fichajes de Forlán, Simao, Raúl García o Reyes además del propio Luis García. La gran competencia en ataque provocó que alternase alternativas y suplencias. Marcó seis goles y el Atlético acabó en la cuarta plaza, pudiendo regresar a la Champions once años después. Antes, tuvo que superar la fase previa ante el Schalke 04, remontando el 1-0 de la ida con un espectacular 4-0 en el Calderón gol de Luis García por medio. Aunque fue el único gol del extremo en la temporada, donde solo fue titular 9 veces, lo que le llevó a salir con destino al Racing de Santander. Con los cántabros solo participó en 14 duelos sin conseguir ver puerta, donde sufrió varios los problemas físicos.

Luis García celebra un gol junto a Simao y el Kun Agüero.

Retirada exótica

En 2010 comenzó su periplo en ligas extranjeras. Un año en Panathinaikos, otro en el Puebla mexicano (14 goles) y dos cursos en el Pumas también de México, cuando decidió dejar el fútbol y comenzar a comentar partidos para BeinSports. Pero poco después regresó a los terrenos de juego para volver a vestir de rojiblanco, en esta ocasión en el Atlético de Kolkata donde ganó la Superliga india.

Luis García con las leyendas del Liverpool en un partido ante las leyendas del Real Madrid.

Tras retomar su papel como analista de fútbol televisivo, embajador del Liverpool, de LaLiga y de la UEFA y partícipe en partidos de Leyendas como red y como blaugrana, volvió al fútbol para jugar sus 10 últimos partidos en el Central Coast australiano, donde colgó las botas definitivamente en 2016. Nunca se ha desligado de un fútbol que desarrolló con pasión y donde conoció seis países diferentes dejando huella y convirtiéndose en uno de los primeros jugadores españoles en triunfar en la Premier y en convertirse en un ídolo para la afición del Liverpool, que todavía muestra su cariño y respeto por él partido tras partido.