BARCELONA 5-EIBAR 0

1x1 del Barcelona: Messi, ¿de qué planeta viniste?

Suerte tiene Bartomeu de contar con el mejor jugador del mundo. El delantero argentino le evitó el mal trago de una pañolada monumental tras marcar cuatro goles.

Ter Stegen: Le marcaron dos goles, pero el árbitro los anuló, uno por fuera de juego y otro por juego peligroso. Apenas le llegaron al área, a excepción de esas dos jugadas puntuales. Escuchó algún pitido del respetable cuando le pasaron el balón para que lo desplazara.

Semedo: No estuvo especialmente activo en su banda, con poca presencia y cuando se presentó lo hizo de una forma muy tímida y sin mucha precisión. A este nivel, Sergi Roberto le comerá la tostada muy pronto.

Piqué: El central catalán estuvo solvente en la mayor parte de las acciones, atento a los movimientos de Orellana por su zona. Fue el segundo cambio de Setién. Le esperan grandes citas y momentos más trascendentes.

Lenglet: Tuvo que jugar con muchas precauciones ya que si veía una tarjeta se perdía el Clásico en el Bernabéu. El central francés estuvo comedido pero solvente.

Junior: Partido discreto el suyo. Poco protagonista por la banda izquierda, apenas aportó profundidad en el juego. Ha de mejorar mucho si no quiere que le saquen los colores en San Paolo y el Bernabéu.

Sergio Busquets: Partido sin mucha historia del centrocampista, que apenas estuvo exigido en el campo. Jugó con el freno de mano puesto, consciente que el martes hay partido de Champions. Fue sustituido por De Jong en el minuto 58.

Rakitic: El croata está mal. Fallón, sin capacidad de recuperación, sin contundencia y sin recursos con la pelota. Desde que empezó la temporada, el centrocampista está en un ocaso de juego tan patente como preocupante. Con Setién no ha mejorado. Es evidente que estamos viviendo sus últimos partidos en el Barcelona.

Arthur: Sigue sumando minutos con su juego burocrático, aunque aportó algún brote verde ante tanta monotonía en el juego. Supo aprovecharse de un mal despeje del portero, provocado por un remate de Braithwaite para marcar sin resistencia alguna. Pese a todo, ha de dar un paso adelante si quiere estar presente en las grandes citas.

Messi: Vive en otra galaxia, totalmente ajeno a las crisis y los devenires de un club sumido en proceso de convulsión constante. Firmó cuatro goles, como podría haber firmado cuatro más. Todo lo hizo fácil, salvando para empezar la cabeza de un Bartomeu cada vez más discutido. Todos los culés se agarran a él para soñar con LaLiga y la Champions. El día que se resfríe, el club caerá como un castillo de naipes.

Griezmann: No estuvo muy acertado cara a puerta. Ni tan siquiera cuando Messi le dio un gol en bandeja para que rematara a placer y se le escapara el control de forma incomprensible. En todo caso, su dinamismo y capacidad de trabajo son muy necesarios para el equipo y para crear espacios a Messi.

Vidal: El chileno jugó en la banda izquierda del ataque, aportando agresividad y testiculina al juego, pero poca precisión y contundencia entre los tres palos. Buscó algún remate sin demasiada fortuna.

CAMBIOS

De Jong: Saltó en el minuto 58 para seguir dando circulación al juego.

Umtiti: El central francés no vio tarjeta. Esa es la mejor noticia.

Braithwaite: Ovacionado desde el primer minuto parece haber caido en gracia a la afición. Protagonista indiscutible en los dos últimos goles, ya que llegaron gracias a acciones personales suyas. Está claro que no es Boateng.