CELTA

Denis y Mina se disfrazan de Mostovoi y Sánchez

Los canteranos emularon el mítico gol ante el Aston Villa. En el Santiago Bernabéu se repitió la cifra de 1998 en Villa Park: 19 pases.

Santi Mina y Iago Aspas celebran el tanto que supuso el definitivo empate 2-2 en el Santiago Bernabéu.
JOAQUIN CORCHERO DIARIO AS

Denis Suárez tenía cuatro años y Santi Mina aún no había cumplido tres cuando en 1998 el Celta vivió su primera noche mágica en Europa. Venció por 1-3 al Aston Villa, un triunfo que dejó un gol para el recuerdo. El primer tanto celeste llegó tras una jugada de 19 pases que Juan Sánchez definió con un tiro cruzado al aprovechar un sutil balón interior filtrado por Alexander Mostovoi. Una acción muy parecida a la que supuso el 2-2 definitivo más de 21 años después en el Santiago Bernabéu.

La cifra de pases del conjunto céltico contra el Real Madrid fue la misma que en Villa Park. La cuenta Afouteza e Corazón en Twitter señala que el ataque contra los merengues se prolongó durante 48 segundos y contó con la intervención de ocho futbolistas, mientras que a finales del siglo pasado en Birmingham participaron nueve jugadores y duró 56'.

Lo sucedido el domingo en el coliseo blanco su puso un doble viaje atrás en el tiempo. Denis se disfrazó de Mostovoi, para regalar una asistencia más espectacular que la del ruso, y Mina emuló a Sánchez desmarcándose y resolviendo con solo un toque.

Los dos canteranos habían firmado otra combinación de lujo en la tercera jornada de este curso en Sevilla, pero con los papeles cambiados. Pase de Mina y gol de Denis.

La primera gran noche de la operación retorno

El segundo tanto del Celta en el Bernabéu tiene otro punto en común con el de Villa Park. Si en 1998 Mazinho se apoyó en Lubo Penev antes de que el búlgaro le dejara el balón a Mostovoi, el domingo fue el hijo del brasileño quien apareció en el tramo final de la jugada. Rafinha Alcántara cedió el esférico a Denis en la antesala de la asistencia a Mina, o lo que es lo mismo, se asociaron los protagonistas principales de la 'Operación Retorno' del pasado verano. El trío de atacantes vivió una noche mágica, la primera en la que los tres se unieron con éxito para marcar la diferencia. La actuación de Rafinha resultó brillante. Lideró la construcción del juego con un 89% de acierto en el pase y dejando una retahíla de detalles de calidad. "El espíritu Afouteza", resumió el mediapunta brasileño en sus redes sociales.