BARCELONA

El peor Messi en dos años..., o no

Desde febrero de 2018, el argentino no estaba tres jornadas seguidas de Liga sin marcar. Sin embargo, ha tirado 22 veces, ha dado las últimas cinco asistencias del equipo.

Messi llevaba desde febrero de 2018 sin estar tres jornadas seguidas de Liga sin marcar. Anoche, en el Villamarín, cumplió su tercer partido (Valencia, Levante y Betis) quedándose a cero en su cuenta goleadora. Su peor racha en dos años tiene, sin embargo, mucho más que ver con la falta de acierto que con la falta de actitud. Messi ha tirado hasta 22 veces en esas tres jornadas. En Valencia, Jaume Doménech estuvo estelar; contra el Levante le faltó más acierto y en Sevilla se topó con Joel. Tres remates ejecutados con mala idea pero en los que encontró con el portero del Betis. 22 tiros sin gol serían una mala noticia en cualquier delantero. Si se trata de Messi y en tres jornadas, a una media de más de siete tiros, no parece un asunto preocupante en nada.

Que lo de Messi es casi un asunto casual (por más que él sea el más enfadado por la sequía, especialmente por la oportunidad que desperdició ante el Athletic el jueves en la Copa y que pudo decidir la eliminatoria) se sostiene en que sigue produciendo cosas positivas para su equipo. Contra el Betis dio las tres asistencias del partido como ante el Levante le había dado dos a Ansu. Y como ante el Leganés, en Copa, había participado en los cinco goles del equipo (marcó dos). El 'hat-trick' de asistencias de Messi también es un rara avis. El argentino sólo había dado otras dos veces tres pases de gol en LaLiga. Fue ante el Rayo en la temporada 2011-12 y ante el Getafe en el curso 2015-16.

A la espera de que la racha se alargue o no, se ven pocos motivos de preocupación en esta sequía provisional del argentino. También desde dentro del club. "Lo que pasa es que nos acostumbra a marcar siempre. Y sin marcar, también juega muy bien. Ha hecho un grandísimo partido, está involucrado. Si no marca, asiste. Es muy valioso. Messi es culé, lo siente. Vive el problema y por eso se mete en los problemas del club, porque quiere que el Barça sea ganador", dijo Guillermo Amor, director de Relaciones Institucionales del club azulgrana, a final de partido.

Era interesante comprobar la reacción de Messi después de los acontecimientos de la última semana. La entrevista de Abidal a Sport, en la que aseguraba que muchos jugadores trabajaban poco con Valverde, encendió al argentino, que se lo reprochó a través del más del millón de personas que lo siguen en Instagram. Pero Messi, aparentemente, ha cerrado la crisis con Bartomeu y Abidal de manera interna hasta nueva orden (en verano) y ha jugado con compromiso y esfuerzo en Bilbao y el Villamarín, dos partidos que ponían a prueba su respuesta en el sacrificio. Que con Messi el Barça no tira Ligas es una evidencia. Que es imposible ganarlas sin sus goles, otra. Messi tratará de voltear su racha este sábado contra el Getafe.