HÉRCULES

Mir sobrevive al bochorno de Orihuela y sigue en el banquillo

El Hércules decide darle una vida extra al técnico valenciano, que estará el domingo ante el Llagostera en el Rico Pérez y volverá a jugársela.

Mir sobrevive al bochorno de Orihuela y sigue en el banquillo
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Vicente Mir no ha temido por su puesto en las últimas horas. El técnico del Hércules, pese a la derrota en Orihuela, supo de primera mano que la directiva le iba a dar un voto de confianza. El valenciano abandonó Los Arcos tocado anímicamente, como el resto de la plantilla. Sin embargo, poco después del tropiezo en el derbi, se reunió con el presidente Quique Hernández y con Francisco Martínez, miembro de la dirección deportiva. Ambos le transmitieron confianza y seguridad. Además, le garantizaron su continuidad en el banquillo ante el Llagostera, en el Rico Pérez.

Mir ya salvó un match ball hace ocho días ante el Sabadell. El valenciano, con la soga al cuello, fue capaz de tumbar al líder y recuperó parte del crédito perdido. El entrenador se ganó el derecho a continuar en el banquillo, pero la derrota ante el Orihuela, con bochorno y malas sensaciones, le ha vuelto a poner en una situación delicada. Pese a todo, el club se ha mostrado firme y ha decidido darle una vida extra. De hecho, este lunes ha dirigido al equipo en el estadio.

El presidente Quique Hernández siempre ha tenido dudas en torno al futuro de Mir. El dirigente anunció plenos poderes en su presentación y capacidad para tomar decisiones. El hecho de que siga el entrenador evidencia que Quique necesita el consenso por parte de todos para tomar una medida como la de finiquitar a Mir. El técnico, a día de hoy, cuenta con el respaldo de Juan Carlos Ramírez, su principal valedor. El vasco, que anunció que daba un paso al lado tras la derrota ante el Atlético Levante, estuvo en el palco de Los Arcos y tampoco ha dejado de forma radical el día a día del club. Ramírez sigue confiando en Mir y lo hará hasta que los resultados y la situación sean insostenibles.

Los números de Mir son devastadores tras sumar ocho puntos de 24 posibles en Liga. El valenciano sólo ha sido capaz de ganar dos partidos de nueve, incluida la Copa ante el Recre. El técnico tuvo que convivir con un mes de enero convulso, repleto de altas y bajas. Esa situación provocó que aumentase el margen de confianza sobre él, pero la permanencia está a cinco puntos y la salvación cada más cuesta arriba. Algunas fuentes aseguran que el Hércules no tiene atado a un recambio de Mir y por eso ha preferido que sea el valenciano el que continúe al frente del banquillo. El domingo, ante el Llagostera, tiene una final de verdad. El Rico Pérez puede bajar el pulgar de forma definitiva si no es capaz de ganar en casa, donde el Hércules no lo hace desde el pasado 20 de octubre.