ALAVÉS 2 - EIBAR 1

1x1 Alavés: Lucas Pérez, estelar

El delantero entró en el campo al descanso y, en menos de un minuto, consiguió el 1-0. Luego participó en el segundo y fue un incordio continuo para la defensa armera.

Lucas Pérez celebra un gol
Getty

Pacheco. Muy seguro durante todo el partido, no pudo hacer nada en el gol del Éibar. Bien colocado, con buen juego de pies y saliendo con seguridad desde su portería. El director deportivo del Alavés, Sergio Fernández, reivindicó el otro día su internacionalidad y lo cierto es que no se equivocó.

Ximo Navarro. Ya juegue de lateral derecho como de central, está demostrando una gran solvencia. Se anticipa a los rivales, roba balones importantes y se suma al ataque por la banda con mucho desparpajo. Está en su mejor momento en la presente temporada y el público lo agradece.

Laguardia. Kaiser de la defensa, imperial. Desactivó a Enrich y se sumó en ataque para tratar de rematar los saques de esquina y las faltas. Terminó con un esparadrapo en la ceja lo cual dio aún más épica a su soberbia actuación. Ya sea con Magallán o con Ely, se complementa a la perfección.

Magallán. Parecía que podía volver Rodrigo Ely tras su sanción por cinco amarillas pero Garitano premió al argentino por su trabajo en Sevilla. Muy bien en labores defensivas, sobre todo de cabeza. Precisamente, gracias a un testarazo, estuvo a punto de marcar con un remate casi a ras de suelo.

Duarte. Muy bien pero sufriendo en los primeros compases con las internadas de Arbilla. No le llegaba demasiada ayuda de los compañeros de banda en defensa y tuvo que multiplicarse. Autor de un gran remate en la recta final del partido, un zurdazo que se le marchó alto por poco y que habría supuesto el 3-0 en ese momento.

Manu García. Siempre parece que se va a caer del once y siempre acaba jugando. Trabajo a destajo y kilómetros de dedicación. En la primera parte pudo ver cartulina amarilla porque encadenó varias faltas seguidas y en la segunda fue amonestado por una entrada fea a Orellana.

Fejsa. Se coloca muy bien en el medio centro. Juega por delante de la defensa y no se complica la vida. Roba balones y apenas los pierde. Pero prefiere apoyarse en los centrales cuando está de espaldas que sacar la posesión jugada. Tendrá muchos minutos a buen seguro, sobre todo en los desplazamientos.

Aleix Vidal. Regresaba después de no poder jugar en Sevilla por la cláusula del miedo y se ofreció mucho durante todo el partido. La tela de araña del Éibar le complicó la vida pero, por ejemplo, participó activamente en el 2-0 de Burke. Tiene talento pero a veces se le exige más en tareas defensivas.

Camarasa. Empezó de medio punta por detrás de Joselu y, en la segunda parte cuando se recuperó el 4-4-2, ejerció labor de segundo medio centro junto a Manu. Tiene calidad y es complicado que pierda el balón. También se suma a las acciones de ataque y, tarde o temprano, conseguirá algún gol.

Burke. Muy activo en la primera parte cuando sus compañeros le buscaban a la carrera por la banda. Tiene una punta de velocidad envidiable. Autor del 2-0 con un buen remate en el segundo palo. Le llegó un balón franco y lo golpeó de forma certera. Primer tanto suyo con el Alavés.

Joselu. No remató mucho a puerta pero fue fundamental en la victoria del Alavés. El gol de Lucas llega tras pase suyo y en el de Burke deja pasar el balón. Siempre ayuda en defensa y, cuando el equipo despeja córners de cabeza en defensa, casi siempre son los centrales, Manu o él quienes lo hacen.

Lucas Pérez. La estrella de la noche. Está sonando para reforzar el Barcelona pero no se marchará si los culés no desembolsan 25 millones. Entró en el campo al descanso y, en menos de un minuto, consiguió el 1-0. Luego participó en el segundo y fue un incordio continuo para la defensa armera.

Edgar Méndez. Ovacionado en su regreso a Mendizorroza. Se ofreció en todo momento y tuvo dos acciones de desborde con una velocidad impresionante. Su llegada y, sobre todo la de Camarasa, ofrece al equipo unas variantes muy interesantes que seguro que aprovecha Garitano.

Martín. Últimos minutos para reforzar la defensa con el marcador en 2-1. Se incrustó en el lateral y permitió que Ximo Navarro se convirtiera en el tercer central de una defensa de cinco. Cumplió con su cometido y consiguió que el conjunto de Mendilibar no consiguiera la remontada al final.