MIGRANTES DEL BALÓN

Jorge Félix, el futbolista que aspira a ser técnico de Hacienda

El canterano del Atleti disfruta de su presente en el Piast sin descuidar el futuro: "Tengo el Grado en Economía y dos másteres, mi objetivo es ser Técnico de Hacienda", confiesa.

felix atleti polonia piast gliwice jorge
Irek Dorozanski - Piast Glice Facebook

El fútbol nunca fue el único amor de Jorge Félix (Madrid, 1991). Este apasionado de la economía pasó su primera juventud a caballo entre la Universidad y los campos de fútbol madrileños. Los números, incluso, estuvieron a punto de hacerle colgar las botas: se postuló a una beca de AFI (Analistas Financieros Internacionales) que suponía trabajar por la mañana e ir a clase por la tarde. Compaginarlo con el Máster en Contabilidad habría sido difícil; hacerlo además con su carrera futbolística, imposible. "Habría conseguido un trabajo muy bueno, pero gracias a Dios no me cogieron", reconoce a AS tras recoger su primer galardón individual como futbolista.

Como él mismo reconoce, "cada fracaso es una oportunidad", y perder la carrera por aquel empleo permitió que Jorge Félix continuara labrando su trayectoria futbolística. Un itinerario alejado de sus inquietudes matemáticas que, sin embargo, le ha permitido vivir los mejores momentos de su vida. En verano de 2018 fichó por el Piast Gliwice, con el que contra todo pronóstico consiguió conquistar la Primera División polaca en la temporada de su debut. "Mi madre siempre me dice: 'Hijo, es la mejor decisión que has tomado'. Y tiene razón. Venir a Polonia fue una gran acierto. Estoy disfrutando mucho y soy feliz", desvela poco después de recoger el premio que le acredita como mejor extranjero de 2019 en la Ekstraklasa.

"Mi objetivo es ser técnico de Hacienda"

Jorge Félix

Jorge Félix no es el único futbolista español que ha destacado últimamente en Polonia. Sin ir más lejos Igor Angulo fue nombrado mejor extranjero de la Ekstraklasa en 2018, el mismo año en el que Carlitos López se erigió máximo goleador y mejor delantero del campeonato. Ninguno de ellos, sin embargo, logró coronar su temporada con un trofeo colectivo. "Disfrute de la felicidad que supone poder ganar algo junto al resto de mis compañeros y ahora disfruto de este premio. ¡En mi vida había ganado nada individual!", reconoce Jorge Félix tras confirmar algo que ya intuía: "A los otros dos nominados, Angulo e Imaz, les dijeron que no hacía falta que vinieran. A mi sí, por eso me lo olía".

Un futuro en Hacienda

A sus 28 años, Jorge Félix vive en Polonia uno de sus mejores momentos como futbolista. "Creo que en Lleida y en Majadahonda jugaba mejor. Regatear, dar pases clave... Ese tipo de cosas se me dieron mejor allí, pero ahora soy más veterano, estoy mejor de cara a puerta y aparezco en los momentos importantes", analiza el español, que desde que juega en la mediapunta ha marcado 10 goles en 20 jornadas de Ekstraklasa. Félix disfruta del presente, pero sin quitarle ojo al futuro: "Tengo el Grado en Economía y dos másteres, uno en Contabilidad y otro de Asesor Financiero. Y tengo clarísimo que me dedicaré a eso cuando acabe mi carrera futbolística. Mi objetivo es ser Técnico de Hacienda. Empezaré a estudiar las oposiciones cuando me queden pocos años de fútbol", confiesa. "Cuando tenía 17 años no sabía lo que me iba a deparar el futuro. Podía triunfar en el Atleti, pero era muy difícil y decidí labrarme una segunda vía por si el fútbol no salía bien", añade.

Gerad Badía y Jorge Félix (derecha) celebran un gol del Piast Gliwice.

Conseguirlo no fue nada fácil: "No salí del fútbol madrileño porque quería acabar mis estudios. Me levantaba pronto para ir a estudiar y a la Universidad, trabajaba como asesor y por la tarde iba a entrenar. Todo el día en traje dando vueltas", recuerda. Jorge Félix salía de casa a las 8 de la mañana y regresaba a las 11 de la noche. "Fue muy duro, pero ahora hecho la vista atrás y me doy cuenta de que el esfuerzo merece la pena: tengo una carrera, dos másteres y eso no me ha impedido disfrutar del fútbol", confiesa el canterano del Atlético de Madrid, que llegó a entrenar con el primer equipo durante la etapa de Quique Sánchez Flores en el banquillo colchonero: "Eso sí que fue un máster. Agüero, Diego Costa, Forlán, Reyes, Jurado... Los veías y decías 'buah, estos chavales son buenísimos'. En mi primer entreno me tocó defender a Filipe Luis y cada vez que atacaba era una locura", recuerda.

No lograr continuidad en el Atleti llevó a Jorge Félix a jugar en varios equipos de Segunda B como el filial del Getafe, el Trival, el Rayo Majadahonda o el Lleida, donde marcó 10 goles antes de recibir la llamada de Polonia. Allí se ha hecho un nombre y que acabe contrato el próximo mes de junio no ha pasado desapercibido para nadie. Ni siquiera para el Legia de Varsovia, el mejor club del país: "Mis representantes están hablando con varios equipos, pero no sé lo que pasará. Mi mente de momento está puesta en ayudar al Piast, que es el equipo que me ha dado la oportunidad de que se me conozca a nivel internacional. Si sale una buena oportunidad tendré que cogerla, pero si la oferta es similar tengo muy claro que seguiría en Gliwice: aquí soy feliz y les debo mucho", sentencia Jorge Félix.