REAL MADRID

La rotación tiene un límite

El partido de Copa ante la Real puso de manifiesto que el plan B no da los mismos resultados que antaño.

Las rotaciones no le funcionaron esta vez a Zinedine Zidane. El técnico del Madrid introdujo ante la Real siete variantes respecto al derbi liguero contra el Atlético. El devenir del partido reveló que alguno de los cambios no funcionaron. El equipo echó en falta la presencia de Casemiro, pero en todas las líneas hubo jugadores que perdieron una oportunidad de presentar su candidatura a pelear por un puesto en el once de gala.

Areola se erigió al principio de temporada como una gran esperanza para la portería ante el mal momento de Courtois. Su actuación ante Osasuna y su aparición al quite contra el Brujas por los problemas estomacales del belga calaron en el Bernabéu. Pero tras recuperar Thibaut su mejor nivel, el debate en la portería se extinguió y el ex del PSG quedó relegado al rol de suplente. Ante la Real, Areola encajó tantos goles como Courtois en los últimos once partidos que ha jugado el 13. Su despeje centrado al disparo de Isak facilitó el primer gol de la Real y apenas hizo una parada en todo el partido. Un escaso bagaje para poner en duda a un Courtois excelso. Sin la Copa, y con un calendario algo más espaciado de lo normal (a lo sumo, 23 partidos en 111 días), se le cierran las oportunidades.

El lateral izquierdo era uno de los debates latentes de la temporada. En las últimas semanas, las decisiones de Zidane y su rendimiento habían puesto a Mendy por delante de Marcelo. El partido de Copa no pondrá en duda la apuesta del entrenador por el ex del Lyon. El brasileño volvió a demostrar su potencial ofensivo e hizo el 1-3 que fecundó las esperanzas del Madrid en la remontada, pero en defensa sigue padeciendo los defectos que en fases de la campaña pasada le hizo perder el puesto en beneficio de Reguilón. en el compromiso copero en el Bernabéu perdió la posesión en 26 ocasiones, la tercera cifra más alta de la temporada en un jugador del Madrid. El récord lo tiene él mismo contra Unionistas (46).

La Copa ha sido la oportunidad de James. Aún no ha jugado un solo minuto en Liga una vez recuperado de su lesión (sí 13' en la semifinal de la Supercopa contra el Valencia), pero en el torneo del KO ha sido titular en los tres partidos. El colombiano ha dejado muestras de su calidad, pero de forma intermitente, quizás aquejado por la falta de ritmo. El poco profundo fondo de armario en el centro del campo y la variedad de sistemas que ha empleado Zidane (con dibujos con cinco de los seis medios de la plantilla) le pueden abrir puertas, pero ha de coger el tono. Apenas dio 19 pases por los 35 que intentó Modric después de sustituirle. Algo excaso para un jugador distinguido en el arte del pase.

Un caso similar al de James en su desempeño pero opuesto en cuanto a la facilidad para tener oportunidades en el futuro es el de Brahim. El malagueño fue revulsivo en Salamanca cuando sustituyó a Bale. Provocó el segundo gol, marcó el tercero para sentenciar el partido y llevó peligro a la portería de Unionistas. En Zaragoza dispuso de menos de 20 minutos, pero participó en el cuarto gol con el pase previo a Carvajal para la asistencia del lateral a Benzema. Dos actuaciones desde el banquillo que le valieron la titularidad ante la Real. Aunque asistió a Marcelo en el 1-3, pasó de puntillas por el encuentro. Sufre el overbooking de jugadores en ataque y es, junto a Mariano (44') con la salvedad del lesionado Asensio, el futbolista que menos minutos ha disputado (170'). Por delante, el cedido Odriozola (434') y Nacho (640'). Tiene mucha competencia para disfrutar de más minutos y la ventana de la Copa ya se ha esfumado.