ATLÉTICO DE MADRID

Vrsaljko, de la nada al todo

El croata se integró al Atlético el 11 de noviembre para completar su recuperación de la rodilla. En principio no contaba, pero las bajas le han llevado al once.

Vrsaljko controla el balón contra el Real Madrid.
OSCAR DEL POZO AFP

Sime Vrsaljko ha pasado de descarte a imprescindible en un mes. El croata iniciaba el mercado de enero como el tercer lateral derecho del Atlético, por detrás de un intratable Trippier y su alternativa Arias. Su futuro no estaba claro y podía ser una de las salidas que necesitaba dar el club para inscribir a un gran fichaje invernal tras recibir el alta médica en el desplazamiento rojiblanco a Arabia para jugar la Supercopa de España. 

Sin embargo esa llegada de relumbrón no se produjo, finalmente fue Carrasco como cedido, y nadie salió de la plantilla. Vrsaljko se quedó y la pubalgia de Trippier, unida a la lesión muscular de Arias, ha llevado al croata al once en los dos últimos partidos, contra el Leganés y en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid. Ante el Granada se espera su tercera titularidad consecutiva, donde la mejora de su nivel irá llegando gradualmente según vaya ganando minutos y ritmo. 

Vrsajko se sometió a una cirugía en la rodilla izquierda hace justo un año, en febrero de 2019, mientras militaba en el Inter de Milán como cedido. Su lesión de larga duración provocó que el equipo italiano decidiese no ejercer la opción de compra que gozaba y liberase al croata, que comenzó la rehabilitación en su país. En noviembre viajó a Madrid para pasar los últimos pasos de su recuperación con los servicios médicos del Atlético, integrándose al grupo poco después en los entrenamientos. Y tras más de un mes ejercitándose como uno más le llegó la oportunidad de jugar contra el Leganés, precedido de las lesiones de sus dos competidores por el puesto. 

Ante el equipo pepinero volvió a jugar un año y trece días después de su lesión. Como es lógico sufrió la inactividad y se notó en ciertas acciones, como a la hora de centrar desde línea de fondo o de recibir el envío al espacio en carrera, que todavía no está en su mejor versión. Ante el Madrid sufrió en defensa con la entrada de Vinicius en la segunda mitad, con dificultades para frenar la velocidad del brasileño, pero de momento ha cumplido a la hora de cubrir las necesidades del equipo. Un Vrsaljko que con su salida y posterior lesión parecía que nunca volvería a vestir la camiseta rojiblanca pero que por las circunstancias se ha convertido en titular para Simeone.