LEGANÉS | GUERRERO

"Tengo la espina clavada de que la afición esté molesta"

Guerrero, nuevo delantero del Leganés, admite que el lío por su salida del club en 2018 se exageró. Txema Indias: "Entonces nos equivocamos todos". Byan Gil, también presentado.

"Tengo la espina clavada de que la afición esté molesta"
JUAN AGUADO DIARIO AS

Miguel Ángel Guerrero está de vuelta. El delantero toledano del Leganés ha sido presentado esta mañana junto a Bryan Gil, también fichaje pepinero. A su lado, Txema Indias, director deportivo. Trío en el que él, Guerre (así lo conocen en el vestuario) ha acaparado las miradas. Se marchó en 2018 cuando tenía la renovación apalabrada. Lo firmó el Olympiacos, al que aún pertenece, y aquello desencadenó una tensa reacción (comunicado incluido) que provocó el divorcio. Buena prueba es que el delantero ha retornado.

“Sí que fue un verano confuso”, empezó a explicar Guerrero. “Se exageró todo más de lo que fue. Se ha visto ahora: hemos llegado a un acuerdo y las relaciones son buenísimas, como cuando estuve aquí. ¿Una deuda con la afición por aquello? Sí que es verdad que tenía la espina clavada de que la afición estaba molesta conmigo. Ahora es mi oportunidad para ayudar a la causa, para aportar”, se ha confesado con un tono sereno. Tranquilo. Pausado.

El de Txema Indias ha sido algo más enérgico para dejar claro que Guerrero retorna pese a que tenía alternativas jugosas de futuro, como, por ejemplo, seguir en Grecia. “Estaba en Olympiacos, peleando por ser campeón, ha jugado Champions y ahora tenía una eliminatoria bonita en Europa League contra el Arsenal y, sin embargo, ha dejado eso de lado”, ha explicado el director deportivo del Leganés. “Tenía otras opciones, pero en cuanto apareció el Leganés, no se lo pensó pese a todo ese runrún de su vuelta”, añadió sincero antes de agradecerle “ser tan valiente”.

Indias: “Como dice Guererro, todos nos equivocamos”

Un asunto, el de su salida en 2018, ante el que Txema Indias ha entonado el mea culpa del club, responsabilidad solidaria compartida también con el propio Guerrero. “Creo que, como dice él, en aquel momento nos equivocamos todos. Le dimos demasiado bomboy era una situación profesional. Podíamos haber evitado muchas de aquellas cosas”, comentó.

“A mí el comunicado no me dolió”, respondía seguido Guerrero a propósito de aquel texto tras su adiós. “Yo me fui dolido porque la afición creyera que yo les fallé y sabiendo que la situación no era exactamente así”, añadió el toledano, quien no teme que pueda haber pitos pese a que Rubén Pérez, uno de los capitanes, pidió que no se le silbara.

“La gente es libre de expresarse, por supuesto. Al final no fue tan malo el recibimiento [el domingo contra la Real Sociedad] y ahora me toca responder a mí, para que toda la afición y toda la ciudad vea que vengo comprometido”, zanjó Guerrero.

Bryan Gil: “Vengo mentalizado para ayudar”

A su lado, Bryan Gil, extremo de 18 años cedido por el Sevilla, escuchaba sus respuestas mientras ofrecía una llamativa firmeza en las suyas pese a su insultante juventud. Dice este canterano hispalense, fichaje nacido de la negociación de la salida de En Neysri, que sabe a lo que llega a Butarque. “No era sólo un fichaje para venir aquí, si no venir mentalizado para ayudar al equipo y crecer. Pero no ha sido un fichaje ni difícil, ni fácil. Ha sido un fichaje normal”, comentó el atacante, quien, además, mostró su sorpresa por la energía de Javier Aguirre.

“Me sorprendió su actitud desde el primer día. Mete mucha caña. A mí me ha transmitido confianza y se lo agradezco”, reveló. A propósito de esto último, de la confianza de Aguirre, Indias quiso aclarar que, pese a lo que se pudo interpretar de las palabras del Vasco, la llegada Bryan Gil si fue consensuada con el entrenador.

“No se cómo se expresó el entrenador. No es que no haya pedido a Bryan. No hacemos ningún movimiento si no nos sentamos con el entrenador. Ir la dirección deportiva por un lado y el entrenador por otro, no lleva a ningún lado. Las cuatro incorporaciones que han venido han sido aprobadas por la dirección deportiva y por el entrenador. (…) Es un fichaje que viene supeditado por el míster”, concluyó.