REAL MADRID-REAL SOCIEDAD

El día que la Real Sociedad salió aplaudida del Bernabéu

Los txuri-urdin se agarran al histórico triunfo de Copa de 1988. Bixio: "No lo veía imposible, como ahora".

El día que la Real Sociedad salió aplaudida del Bernabéu
Diario AS (Archivo)

Ocurrió también en febrero. En una fría y lluviosa noche de invierno. El 18 de febrero de 1988, más concretamente. El único día que la Real Sociedad ha salido ovacionada del Santiago Bernabéu. La única vez que el equipo txuri-urdin ha eliminado al Real Madrid en la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu. Ha llovido mucho desde entonces. Y ahora la Real Sociedad de Imanol Alguacil está en disposición de repetir lo que hizo aquella a la que entrenaba Jonh Benjamin Toschack. Los donostiarras asaltaron literalmente Chamartín para golear al Real Madrid por 0-4. Venían de ganar 1-0 en la ida de Atotxa. Por aquel entonces la Copa seguía jugándose a doble partido. Hoy será otra historia. 

Marcaron Jose Mari Bakero por partida doble, Txiki Beguiristain, y abrió el marcador Alberto ‘Bixio’ Gorriz, el jugador con más partidos en la historia de la Real, poco acostumbrado a meter goles, pero que siempre aparece en las fotos de los momentos más relevantes de la historia de la Real. No es casualidad. “Fue uno de los mejores goles de mi carrera, allí en el Bernabéu, en el segundo palo, con Buyo en la portería, todavía me acuerdo. Y metí el gol lanzándome al suelo con la pierna zurda, la buena mía”, dice soltando una sonora carcajada. El irundarra era diestro cerrado. “Realmente, la pierda izquierda era tan buena como la derecha”. Más risas. ‘Bixio’ recuerda para AS aquel inolvidable momento, y lo compara con el actual, convencido de que la historia se puede repetir. 

FUTBOL 19/20Gorriz posa esta semana para AS en el Reale Arena

“Recuerdo que fuimos al Bernabéu con una ligera ventaja de aquí, de Atotxa, pero sabíamos que íbamos a sufrir, porque era una semifinal de la Copa, pero al final aguantamos porque sufrimos mucho la primera parte, como tiene que ser este tipo de partidos, porque hay saber mantenerte entero a pesar de los golpes que recibes”, rememora Gorriz, que continúa. “Ellos tuvieron ocasiones, pero no las marcaron porque estuvimos serios, en una primera parte muy dura. Pero luego abrimos el marcador con mi gol que todavía ni me lo creo. Y a partir de ahí dimos toda una exhibición de juego y goles, hicimos un partidazo, y recuerdo que fue la única vez que la Real salió incluso con algún aplauso de la grada del Bernabéu. Fue un segundo tiempo espectacular que nos metió en aquella final de Copa del 88”, rememora el defensa irundarra. 

Gorriz reconoce que es complicado repetir lo que ellos hicieron en 1988. Pero si se pudo conseguir entonces, ahora también ve posibilidades. “Siempre es complicado jugar en el Bernabéu, el escenario es casi terreno vetado para nosotros, ya lo era cuando nosotros les goleamos allí. Porque es un gran equipo, tiene mucha presión de su público y está obligado a ganar todas las competiciones que juega. Pero siempre hay que tener la ambición, y mas cuando ves que tu Real está bien, que puede hacer su partido, si imanol consigue que sus jugadores rinda a su mejor nivel, tiene posibilidades. Es un equipo joven, pero hay mucha calidad, y hay condiciones como para ganar allí de nuevo en Copa”, dice.

 Y es que Gorriz explica cómo fueron sus horas previas con la idea de que el mensaje cale en la plantilla actual. “Yo no lo veía imposible. Recuerdo que no tenía malas sensaciones del todo. No las tenía, no. Tenía nervios, pero también confianza, porque nosotros aquella temporada también teníamos buen nivel, fuimos subcampeones de liga y estábamos a nivel alto. Aquel día recuerdo que en el equipo había confianza y esperanza, se creía que se podía, que no era imposible pasar la eliminatoria”. La lección debería servir para lo que llega la tarde de este jueves. “La Real de hoy en día tienen que tener esa mentalidad, aunque sea el Bernabeu, porque el Madrid tiene muchas virtudes, pero también tiene defectos, y luego eso sí, te tiene que salir un partido perfecto , todos estamos de acuerdo en que si tienes un mínimo error, el Madrid te lo hace pagar caro. Nosotros tuvimos una gran actuación, y a esta Real la veo igual de capacitada que la nuestra”. 

Porque en San Sebastián no molesta tener que jugar contra el Real Madrid, sino el escenario. “Siempre es complicado jugar en el Bernabéu, el escenario es casi terreno vetado para nosotros, ya lo era cuando nosotros les goleamos allí. Porque es un gran equipo, tiene mucha presión de su público y está obligado a ganar todas las competiciones que juega. Pero siempre hay que tener la ambición, y mas cuando ves que tu Real está bien, que puede hacer su partido, si Imanol consigue que sus jugadores rinda a su mejor nivel, tiene posibilidades. Es un equipo joven, pero hay mucha calidad, y hay condiciones como para ganar allí de nuevo en Copa”. Gorriz cree que todo sería diferente en la previa. “A mi me fastidia sobre todo por la ilusión que me hacía jugármelo todo en Anoeta un partido, hubiera sido muy distinto todo. Pero creo sinceramente que sí se puede. Son 90 minutos, es una competición diferente y se afronta de esa manera, hay que tener esa ambición y la ilusión de que se les puede eliminar, creo realmente que se les puede eliminar, no creo que sea una cosa imposible”., sentencia. Aquel año de 1988 la Real impidió en la final un Clásico. Aquella fue la final de Copa que la Real perdió contra el Barcelona, y jugó sin saber el terremoto que se le venía encima, al curso siguiente fichaban por el equipo azulgrana dos pilares del futuro, Bakero y Beguiristain. Sucedió hace 32 años. ¿No es hora de que se repita aquella historia azul y blanca del Bernabéu?