REAL MADRID

La carrera de fondo del Madrid para sacar a Mbappé del PSG

La estrategia de la entidad blanca es intentar que no renueve y acometer su fichaje en 2021, cuando sólo le quede uno de contrato con el club parisino.

"Me encanta que los planes salgan bien". ¿Recuerdan la mítica frase de Hannibal en la televisa serio de los años 80, el Equipo A? Encajaría a la perfección, casi con toda seguridad, saliendo de los labios de Florentino Pérez sí, en el verano de 2021, consigue terminar con éxito su meticuloso plan Mbappé, el fichaje más largo que jamás se haya ideado. Entonces, al talento francés le quedará sólo un año de contrato y su contratación será factible. Llegado ese momento, el PSG estará obligado a venderlo o dejarle salir libre (perdiendo en torno a 150-200 millones) al verano siguiente, el de 2022, cuando la estrella termina contrato.

Hasta la fecha, los principales esfuerzos del Real Madrid se están centrando en mantener contactos indirectos con el entorno del jugador para reforzar la idea que tiene el futbolista de no renovar. Si lo hiciera, su fichaje se podría poner en una cifra inaccesible para el Real Madrid. Si no lo hace, a la entidad blanca se le pondrá muy a tiro. Es una estrategia muy parecida a la que la entidad blanca siguió con Hazard, que vino por un precio más que razonable (100 millones) para un futbolista de su talla y dado lo inflacionado que está el mercado.

Mbappé discutió con Tuchel.

El problema es que los acontecimientos alejan cada vez más a Mbappé del PSG y el jugador, de 21 años, se puede poner muy a tiro este mismo verano. Su desencuentro con Tuchel es ya más que evidente (el último episodio cuando fue sustituido ante el Montpellier es definitivo), y el deseo del jugador de hacer cosas importantes en el fútbol y optar al Balón de Oro, también. Sin ir más lejos, ya el pasado verano sacó una patita del tiesto, cuando, en la mismísima gala de final de temporada del PSG en la que él era premiado, se desmarcó con una frase que hizo sonar todas las alarmas: “Quizá en París sea feliz, pero quizá en otro lugar también, con otro proyecto”. Desde entonces, Mbappé ha tenido dos ofertas de renovación del PSG, y ha rechazado las dos.

El plan trazado.

A Florentino le está saliendo el plan trazado a la perfección. Mbappé se le escapó en el verano de 2017. Entonces, y según desvelaron las filtraciones de Football Leaks, el Madrid tenía atada a la joven estrella por 214 millones de euros. El problema que representaba su contratación era el alto sueldo que pedía, 12 millones de euros limpios, lo que rompía la escala salarial del Madrid, donde los sueldos más altos son los de Ramos y Bale (14,5 millones netos). Finalmente fue el PSG quien se llevó el gato al agua. Tuvo que pagar al Mónaco sólo 180 millones, porque en el país galo la operación no estaba gravada con un impuesto que, en España, el Madrid se había comprometido a pagar.

Ahora el sueldo de Mbappé ya no es un problema. Es una estrella de talla Mundial que asegura un retorno económico importante, campeón del mundo y futuro ganador del Balón de Oro. En cuanto al retorno económico, a Florentino no se le escapa el hecho de que Mbappé es la futura estrella mediática del deporte rey. La lista Forbes de 2019 indica que tiene unas ganancias por publicidad de 4 millones de euros netos (ocho brutos), pero la estimación del Madrid es que, vistiendo la camiseta blanca, podría triplicar esta cantidad. Teniendo en cuenta que el Madrid se reparte los derechos de imagen con sus futbolistas al 50%, el propio Mbappé ayudaría claramente a pagar su ficha. Todo se dispararía si fuera Balón de Oro.

Florentino y Al Khelaifi en 2014.

Muy al contrario de lo que sucede con el Barcelona, el Real Madrid mantiene una excelente relación con el PSG. Florentino Pérez siempre ha respetado a la propiedad qatarí de la entidad parisina y conserva una estrecha amistad con el presidente Nasser Al Khelaifi. Se les ha visto juntos en más de una ocasión, incluso en lugares tan destacados como Roland Garros. Al Real Madrid no le tembló el pulso a la hora de emitir varios comunicados cuando, en veranos anteriores, algunas informaciones indicaron que la entidad blanca había negociado con Neymar o Mbappé. La estrategia de Florentino es otra, dejar que pase el tiempo y que sea éste el que acerque a esos grandes jugadores a LaLiga. Sólo el propio Mbappé podría propiciar que la situación se acelerase.