ATLÉTICO

Un mes sin victorias en Liga

La última del Atleti fue ante el Levante el 4 de enero. Después, dos derrotas y un empate. Y el batacazo en la Copa y la solitaria y épica victoria en Supercopa ante el Barça.

Aquella victoria sirvió para que el Atlético se aupara hasta el tercer lugar en la clasificación de LaLiga y desde ese sitio cerrara la primera vuelta, el suyo, en el que al menos se proyectó estar cuando el verano pasado se confeccionaba esta plantilla. Había costado, pero ahí estaba, donde siempre, a pesar de que las señales durante la primera parte de LaLiga no habían sido las de temporadas pasadas. Comenzó muy bien, quizá porque venía con el impulso de un verano muy bueno que dejó un 3-7 al Madrid para siempre, pero después del primer parón de selección todo se esfumó. El verano fue solamente otro verano y los partido a partido se convirtieron en empate a empate. Comenzó el 2020 y el Atlético le ganaba al Levante para encarar desde arriba lo que vendría. Un enero de Supercopa de España y su debut en la nueva Copa del Rey mientras se espera la eliminatoria con el Liverpool de febrero y marzo. Y eso que el mes no pudo seguir mejor

El Atlético viajó a Yeda y allí logró lo que en Liga no ha hecho el Cholo: ganarle al Barcelona en un partido al estilo de los viejos Atlético-Barça, con épica, remontadas. Pero llegó el Madrid en la final y la tanda de penaltis y la derrota. Desde entonces, las sombras no han dejado de crecer hasta tambalearse el suelo más firme: el que pisa el entrenador. Hay pitos, tímidos en el Wanda Metropolitano (contestados eso sí por un mayoritario "ole, ole, ole, Cholo Simeone"), críticas y, sobre todo, malos resultados. Porque el derbi de ayer en el Bernabéu el equipo lo encaró fuera de los puestos Champions y eso es la primera vez que a Simeone le ocurre a estas alturas de la temporada, no ser uno de los cuatro equipos primeros

Derrota en Ipurua, muerte en León...

El Atlético cayó en Ipurua, empató en casa ante el Leganés y perdió ayer ante el Madrid en el derbi del Bernabéu. Entre medias, además, el batacazo de la Copa del Rey, el Atlético eliminado en el primer partido ante un rival de Segunda B, la sólida Cultural de Aira que sólo tuvo que levantar un espejo ante el equipo de Simeone y jugar como él. Una derrota así fue lo que provocó la llegada de Simeone al banquillo del Atlético en 2011 (aunque debutó ya en 2012, 7 de enero en La Rosaleda), entonces gota que colmaba un vaso, el de la segunda etapa de Manzano en el Atlético, ahora un golpe del que el Atlético pareció sólo haberse levantado en la primera parte ante el Madrid. El próximo sábado se enfrentará al Granada en Liga. Habrá ya pasado más de un mes desde su última victoria en LaLiga. Nunca ha estado Simeone tanto sin ganar en este banquillo.