REAL MADRID

El fichaje frustrado de Gaby Milito por el Real Madrid

El defensor argentino estuvo muy cerca de firmar por el Real Madrid y finalmente acabó en el Real Zaragoza, club en el que despuntó en la liga española.

El fichaje frustrado de Gaby Milito por el Real Madrid

Real Zaragoza y Real Madrid se miden en uno de los duelos más especiales de los octavos de final de la Copa del Rey. El equipo maño, que suma ya siete temporadas en Segunda, se medirá a uno de los clubes más grandes del continente con el que le une una peculiar historia: la de Gabriel Milito.

Gaby, como se le conocía de manera coloquial, despuntó muy joven en las categorías inferiores de Club Atlético Independiente. Tanto fue así que con apenas 17 años se produjo su debut con el primer equipo del gigante argentino y con 18 disputó -y ganó- el Sudamericano sub-20 con Argentina. Sin embargo, la rodilla derecha le avisaría en el año 2000 (rotura del ligamento cruzado anterior) de lo que experimentaría a lo largo de su carrera.

A pesar de ello, Gaby Milito se convirtió en capitán de su equipo con 20 años y disputó 172 partidos con el conjunto de Avellanada. Una trayectoria casi inmaculada.

Su no-fichaje por el Real Madrid

El buen hacer en el conjunto argentino llamó la atención de los grandes clubes europeos. En España captó el interés de Real Madrid, Atlético de Madrid y Real Zaragoza. El más rápido de los tres fue el conjunto blanco. Jorge Valdano, director deportivo en la época de presidente de Florentino Pérez, se adelantó a todos esos equipos y cerró la operación de manera muy ágil. El propio equipo argentino explicó en su web la astucia blanca: "Supo jugar sus cartas. Le pagó los pasajes de los dirigentes de Independiente a España y mantuvo el perfil bajo hasta que este mediodía se cerró la operación".

Milito realiza una entrada sobre Ronaldo durante un Real Zaragoza - Real Madrid de LaLiga 03/04

Gaby Milito aceptó la oferta del Real Madrid por cuatro temporadas y cuando todo se encaminaba a la firma, se torció en el reconocimiento médico. Los médicos del conjunto merengue descartaron su fichaje tras ver el estado de su rodilla derecha apenas dos días después de la oficialización de su fichaje por parte del Real Madrid.

El doctor Del Corral no aprobó el reconocimiento médico y el conjunto blanco así lo anunció en un comunicado oficial: "Teniendo en cuenta la intensidad y la frecuencia de los esfuerzos exigidos por el Real Madrid, no puede garantizar el máximo rendimiento del jugador durante las cuatro próximas temporadas".

La lesión por la que había estado nueve meses de baja en Independiente le acabó pasando factura. Jorge Valdano propuso que el primer año de contrato con el Real Madrid lo pasara cedido en Independiente. Esa propuesta fue rechazada de manera inmediata por el conjunto argentino, que se mostró muy descontento en todo momento con la actitud de los blancos. Durante esos días frenéticos, el agente del jugador dio una rueda de prensa explicando que Milito estaba "en perfecto estado".

La aparición del Real Zaragoza y su fichaje por el Barça

Tras ese fichaje fallido, el Zaragoza volvió a aparecer en escena y reavivó su interés en el defensa. El conjunto maño cerró el traspaso del argentino, que rindió a un excelente nivel durante las cuatro temporadas que estuvo en La Romareda.

Gabriel Milito fue uno de los grandes destacados del Real Zaragoza durante sus cuatro temporadas en el club maño

Defendió la camiseta del Real Zaragoza durante 174 partidos repartidos en cuatro temporadas en las que anotó siete goles. Fue titular en las cuatro y, con el equipo zaragocista, consiguió alzarse con una Copa del Rey, una Supercopa de España y jugar la Copa de la UEFA. Se convirtió incluso en el capitán del equipo.

Tal fue su rendimiento que, en verano de 2007, el FC Barcelona decidió realizar una fuerte apuesta por Gaby Milito. Ficharon al argentino por 20,5M€ con una cláusula de 90M€ y por cuatro temporadas. Superó el reconocimiento médico y firmó por el conjunto blaugrana por unas cifras muy destacadas para aquella época. El Barça vio en Milito al perfil de jugador adecuado para actuar de hermano mayor de Leo Messi, que ya despuntaba, en el vestuario. Los dos futbolistas argentinos entablaron una gran amistad.

Messi es felicitado por su compatriota Milito tras marcar cuatro goles en un partido de Champions League frente al Arsenal en 2010

En su primera temporada fue uno de los jugadores más utilizados por Frank Rijkaard y, en abril de 2008, en un partido de Champions League ante el Manchester United se lesionó gravemente de la rodilla. Otra vez la derecha. Otra vez los problemas por los que le descartó el Real Madrid. Estuvo trece meses de baja y tuvo que ser intervenido de las dos rodillas tras recaer del problema. Un palo duro del que se levantó gracias al buen hacer del doctor Cugat.

De esta manera, después de 570 días arrastrando molestias o recuperándose de ellas, volvió a sentirse futbolista y a jugar con el Barça en noviembre de 2010 en un amistoso ante el Club Bolívar. Tras su vuelta y la llegada de Pep Guardiola, Milito tuvo un rol secundario y se marchó del conjunto culé en 2011.

Gaby Milito celebra su último gol con la camiseta del Barcelona, ante la AD Ceuta en un partido de Copa del Rey en 2010

Ese mismo verano recaló en Independiente de Avellanada tras obtener la carta de libertad y disputó una temporada en el club que le vio crecer. En 2012 anunció de manera oficial su retirada y en 2013 comenzó su carrera de entrenador en el conjunto de Avellaneda. En la actualidad, Gaby Milito es el entrenador de Estudiantes de La Plata, club presidido por Juan Verón donde dirigirá ahora a Javier Mascherano.