MARSELLA | ÁLVARO GONZÁLEZ

Álvaro González: "El ambiente de Marsella no lo hay en España"

El central del Olympique de Marsella se ha consolidado como uno de los mejores de la Ligue 1. Ha atendido a AS en una entrevista.

Álvaro González: "El ambiente de Marsella no lo hay en España"
DAMIEN MEYER AFP

Álvaro González (8 de enero de 1990, Potes, Cantabria) no podía imaginar hace unos meses que sería uno de los mejores centrales de la Ligue 1, y que lo haría en el que es actualmente el segundo clasificado de la competición. El ex de Racing, Zaragoza, Espanyol o Villarreal se ha convertido en un pilar fundamental para André Villas-Boas, a tal punto de ser uno de los defensas que más duelos ganan de Europa. El jugador ha atendido a AS en una entrevista en la que confiesa que está muy feliz en Marsella.

Lo primero, Álvaro, ¿cómo está afrontando sus primeros meses en Marsella? Porque el equipo ha dado un salto cualitativo tremendo. Y para un jugador que no conoce el idioma, la adaptación ha sido inmediata.

Me lo han puesto fácil desde el inicio. Para mi forma de jugar, y para mi forma de ser, es un club bastante bueno porque en Marsella y en el Velódrome valoran el trabajo y la actitud, y a mí eso me viene muy bien. También el fútbol francés es un fútbol físico y de contacto, en el que además de haber grandes clubes como Lyon, PSG o Mónaco, hay mucho contacto, y eso a mí me gusta. Lo que es la adaptación a Marsella ha sido en torno al fútbol, y como en cuanto a resultados ha ido todo tan bien, la verdad que ha sido todo más fácil. También me estoy integrando con el idioma, el club te lo hace más sencillo con clases. Y la verdad es que cada día estoy más orgulloso de haber dado el salto aquí.

¿Cómo se gestó su llegada al OM? ¿Había usted oído algo acerca del equipo anteriormente? ¿Fue Zubizarreta clave para que llegara al sur de Francia?

Yo comuniqué al Villarreal que me gustaría dar un salto al extranjero si aparecía un club que me interesara. También tenía una oferta de renovación en un vestuario en el que era importante. Desde un inicio, Andoni se puso en contacto conmigo y mi representante, y también Villas-Boas fue parte importante, ya que me llamó personalmente. Y para mí que me llamase el entrenador, y que encima fuera Andre Villas-Boas, es un plus para cualquier jugador, entonces creo que lo pusimos fácil ya que yo tenía ganas de ir a Marsella, una vez conocido el club, que lo conocía desde fuera, pero no es comparable a vivirlo desde dentro. El Villarreal se portó bien en ese aspecto, ya que puso unas cláusulas muy sencillas para que yo estuviera aquí.

¿Qué diferencia ve entre el fútbol español y el francés? ¿Cree que es un tópico lo de que es un fútbol más físico? Porque hay jugadores muy técnicos. Precisamente, en tu equipo está Dimitri Payet, que es un jugador que destaca por ser un virtuoso de la técnica.

Es un fútbol más físico, pero nuestro equipo es más técnico que físico. Si te pones a valorar nuestra plantilla, con Strootman, Rongier, Sanson, Payet, Kamará o Benedetto, que es un jugador fuerte pero que tiene mucha calidad… Creo que somos un equipo que físicamente para competir en la liga es fuerte, pero si por algo se caracteriza es por su forma de jugar, por su buen trato de balón y porque estéticamente tenemos a grandes jugadores. Ya no solo es hablar de nuestro equipo, sino te vas a París, Lyon o Mónaco, que tiene a Ben Yedder o Cesc… La calidad habla por sí sola de los jugadores, pero el fútbol por la forma de ser de los jugadores franceses es físico, y eso conlleva que a mí un fútbol de contacto me beneficie.

Para mí la adaptación ha sido muy rápida, y encima en un vestuario como el nuestro nos lo han puesto muy fácil.

¿Se esperaba dar tal rendimiento en el Marsella? Porque cuando firmó, muchos pensaron que los titulares podían ser Kamará y Caleta-Car. De hecho, Kamará ha tenido que reconvertirse al centro del campo por su rendimiento.

Yo sabía que, si volvía a dar el nivel que di en temporadas anteriores en Villarreal, después de una temporada muy dura el año pasado, en la que el equipo rindió a un equipo muy bajo, creo que podía rendir a un nivel que gustara al míster. Andoni (Zubizarreta) también me conocía por cuando jugamos en Lyon en los octavos de la Europa League. Mi objetivo era coger el nivel y la confianza, y ya sabes, en el fútbol la confianza te la dan muchas cosas.

El míster me transmitió que podía ser importante en la plantilla por la experiencia que tenía y, al final, la confianza y el obtener resultados te da el nivel. Estoy contento de volver al nivel que sabía que podía dar.

¿Cómo es el Velódrome? ¿Cree que es incomparable por afición a cualquier campo que haya pisado en España? Es una ciudad en la que se paraliza todo cuando juega el Olympique de Marsella.

Yo lo he dicho varias veces, y sinceramente no es por contentar a nadie, sino que tanto mis amigos, familia, que han venido a verme al Velódrome saben que en España este ambiente no se vive en ningún sitio. Es un ambiente especial, de vivir el fútbol de otra manera, de paralizar una ciudad cuando se juega, y lo primero que piensa la gente de aquí es comprar cosas de su equipo, y no otro. Eso te hace vivir el fútbol de otra manera, que, si respondes con lo que los aficionados te piden, te dan todo. Y como se está viendo, los aficionados se dan cuenta de que lo estamos dando todo en el campo, y ellos responden en la grada. Es mutuo.

Hablemos ahora de la temporada del OM. En los últimos años, el equipo se había propuesto alcanzar la Champions, pero no lo había conseguido. ¿Hasta qué punto ha sido fundamental la llegada de André Villas-Boas al banquillo del equipo para fortalecer el colectivo y primarlo por encima de las individualidades, y sin Thauvin, ¿vuestro mejor jugador?

Desde un principio, el equipo se propuso acabar en el pódium para poder alcanzar los puestos de Champions. A pesar de la dificultad que ello conlleva, y lo que nos va a costar, eso nos ha hecho ver las cosas de la manera que él las intenta ver. Él tiene una manera de pensar un poco parecida a lo que pensamos en España sobre el fútbol. Es un entrenador técnico-táctico y también le gusta intensificar la presión tras pérdida, cosas que quizá en Francia en un pasado se verían más físicas. Pero nuestro equipo se basa en tener el balón y crear peligro con la pelota. Él nos ha hecho creer en esa filosofía que yo ya entendía en Villarreal, y el equipo lo ha comprendido. No hay nadie por encima del resto, y cuando una plantilla con tan buenos jugadores se pone al servicio del colectivo, eso es muy bueno para el entrenador.

A la vista está lo que estamos haciendo. Creo que estamos haciendo una gran campaña, pero como te dije antes, queda mucho todavía para conseguir lo que queremos, ya que el objetivo prioritario es el de entrar en Champions, y ojalá se dé.

¿Cómo es André-Villas Boas dentro del vestuario? Un entrenador que según se ha podido ver en los vídeos, ha conseguido revitalizar un vestuario bastante mermado en las últimas temporadas por no conseguir la clasificación para la Champions League.

Es un entrenador muy exigente, serio dentro del vestuario, y lo bueno que tiene es que sabemos diferenciar la parte del trabajo con la extradeportiva. Cuando hay que dialogar, cuando hay que hacer bromas él es el primero que lo hace, y eso permite que el grupo esté más unido y sea más divertido. Y eso suma a la parte psicológica del fútbol. Es una persona seria, que tiene las ideas claras y que nos aporta todo lo que estamos haciendo esta temporada.

Álvaro, es usted uno de los centrales que más duelos ha ganado de toda la Ligue 1 y de Europa. Además, con usted en el campo el equipo no ha perdido ningún partido. Para usted, ¿es más fácil jugar en Francia que en España? En España, apenas hay duelos individuales y es más difícil quitarle la pelota a un jugador que la lleva pegada al pie. Mientras que, en Francia, los jugadores se baten en duelos individuales y en potencia constantemente. Al ser usted un central que va muy contundente a las coberturas, ¿cree que le ha beneficiado?

Sí, quizá me haya beneficiado el estilo de juego del fútbol francés. Aquí también hay jugadores muy rápidos, pero esa es una de mis virtudes, se asemeja un poco a lo que es mi fútbol.

En muchos partidos dominamos con el balón, y hay que tener en cuenta la zona de las vigilancias ofensivas, los duelos individuales…. Quizá la forma de jugar de aquí me beneficie de un cierto modo, también me encuentro en un momento de forma muy bueno. Después de la rotura de peroné me encuentro a un buen nivel y eso me ha dado confianza para exigirme al máximo. Estoy muy contento, y ojalá todo siga así, porque para nosotros entrar en Champions sería un logro máximo después de afrontar varias temporadas complicadas.

¿Se ve jugando la Champions League la próxima temporada en el OM? Recordemos que está cedido por el Villarreal, aunque ya dijo hace varias semanas que su objetivo era el de seguir en la Ligue 1.

En mi contrato había una cláusula que ya se ha cumplido. Se introdujo una cláusula de opción de compra obligatoria en la cual, si yo jugaba cinco partidos, el OM tenía que pagarla. Solo queda el paso para hacerlo oficial, y yo estoy muy feliz aquí. Mi objetivo era el de entrar fuerte en el club, ya que si jugaba cinco partidos iba a firmar otras tres temporadas. No hay mejor sitio donde estar que aquel en el que te quieren, y yo me siento querido y estoy muy feliz en Marsella.

¿Cuál es el rival con el que más ha sufrido? ¿Moussa Dembelé? En aquel partido contra el Lyon, terminó expulsado y quizá fue el más complicado para usted.

El Lyon tenía muy buenos jugadores, fue un partido complicado porque fue el primero después de mi lesión. Pero me quedo con el de Mónaco. Lo pasamos mal, fue un partidazo para el espectador, de muchos duelos. Tenían a Slimani y Ben Yedder, dos jugadores de mucha calidad. Fue ese el partido más complicado porque encajamos tres goles, pero nos pusimos 2-4 después del descanso y dimos un golpe sobre la mesa.

No pierde el Olympique de Marsella desde el 4-0 contra el PSG, que fue quizá el único “pero” de la temporada del equipo. ¿Fue un punto de inflexión aquel partido? ¿Qué les dijo Villas-Boas para revertir la situación?

Bueno, antes de jugar contra el PSG veníamos haciendo buenos partidos, entonces trató de pasar página lo antes posible y seguir rindiendo al máximo. Creo que aquel encuentro no fue bueno, no lo supimos leer bien, además de vernos sobrepasados. Hicimos borrón y cuenta nueva, y creo que nos vino bien, ya que luego sacamos adelante partidos complicados contra el Lille o Lyon. El equipo se supo sobreponer, y una vez que entramos en esa dinámica de victorias nos hemos convertido en un equipo difícil de batir. Ese baremo entre el ataque y la defensa ha surtido efecto, y ojalá podamos seguir muchos partidos así.

El OM está a ocho puntos del PSG, segundo clasificado de la Ligue 1, ¿sueñan con intentar pelearle, aunque sea hasta el final, el campeonato a los parisinos? Es complicado, pero el PSG tiene que centrarse en la Champions.

El objetivo tiene que ser pelear la Ligue 1 contra el PSG. Eso quiere decir que estaremos sumando bastante puntos, y que el objetivo se ha conseguido. Sabemos de la dificultad, pero el objetivo tiene que ser el de mirar hacia arriba para mantener la segunda plaza de la Ligue 1. Si te pones a mirar hacia abajo para no perder puntos es peor, y el equipo está trabajando para seguir en arriba. Les estamos apretando, así que esa tiene que ser la línea a seguir.