FUENLABRADA

El Fuenlabrada apurará el mercado para fichar un medio

Los azulones son consciente de que ahora no son primera opción para alguno de los pretendidos. El pivote que llegue, será cerca del final. Tranquilidad con Randy.

El Fuenlabrada apurará el mercado para fichar un medio
JOSE ANTONIO PEREZ DIARIO AS

El Fuenlabrada quiere fichar un medio centro como último refuerzo de lo que queda de mercado invernal. Los madrileños ya han incorporado a Sotillos (defensa) y Caye Quintana (delantero). Más allá de la llegada de un pivote, no se esperan movimientos salvo que sean gangas de una ventana de traspasos que en el Torres piensan apurar hasta el final. El club es consciente de que, cuanto más se apure el plazo, mayores pueden ser las oportunidades. De ahí que la prudencia mande. Nada de prisas. Nada de estrés.

Lo normal, deslizan al sur de la capital, es que el refuerzo que esté por llegar se produzca ya la semana que viene y más cerca del cierre de plazo. Porque en los días que quedan hasta entonces lo normal es que sean los clubes poderosos de la categoría los que manden en la mayoría de las operaciones. Esto es: alguno de los jugadores potenciales por los que suspira el Fuenla están más pendientes de las llamadas de otros conjuntos, que de las de un recién ascendido, por mucho que la trayectoria de los de Mere esté siendo impoluta. De ahí que mande la paciencia.

Situación de espera ante la que los azulones, eso sí, son optimistas. Traducido: en el seno de la entidad están convencidos de que ese refuerzo, ese medio centro, llegará y que será, además, de garantías para cubrir las necesidades de un Mere que ya cuenta con cuatro jugadores para el puesto. A saber: Cristóbal, Clavería, Vallejo y Ciss. Este fichaje vendría a completar el repóquer en la medular.

Calma por Randy

Entre tanto, la tranquilidad manda en lo que se refiere a otro mediocampista, a Randy. Tal y como contó el diario As, en el Fuenlabrada se han aferrado a la cláusula de rescisión del futbolista para evitar su salida. Pese a que siguen llegando consultas e intereses por el francés, el club no lo quiere vender. Si algún club está interesado en hacerse con sus servicios debería abonar los 12 millones de su cláusula, algo que, por ahora, no parece viable. De ahí la calma con una salida que haría daño a la plantilla, pero que no está prevista para el vigente mercado invernal. Asunto distinto será para la temporada que viene.