REAL ZARAGOZA

“Estoy convencido de que van a venir dos fichajes más”

Víctor considera que si llegan dos refuerzos la plantilla quedará bastante equilibrada, aunque ahora sólo quiere pensar en el Mirandés: "Va a ser un partido intenso y con dos equipos que están en un muy buen momento".

“Estoy convencido de que van a venir dos fichajes más”
ALFONSO REYES

—Tercer partido en una semana y los tres a domicilio. ¿Cómo está el grupo?

—Estamos muy motivados y preparados para la siguiente batalla, aunque son personas y ha habido señales de cansancio. Cuesta limpiar la cabeza. Las piernas también, pero más la cabeza. Llevamos tres viajes consecutivos sin ningún día de descanso y eso se acusa, pero la motivación y la ilusión que tenemos y cómo estamos supera a cualquier dificultad. Y también hay que pensar que ellos tampoco son máquinas y también tendrán señales de cansancio porque han jugado el mismo número de partidos que nosotros y también vienen de un desplazamiento. En ese sentido estamos parejos y espero que demos la mejor respuesta.

—En el partido de la primera vuelta el Zaragoza hizo uno de sus peores partidos de la temporada. ¿En qué ha cambiado el equipo en todo ese tiempo?

—Todos los equipos tienen sus momentos. El Mirandés de los últimos meses no tiene nada que ver con el del principio de temporada. Ahora tiene una fuerza y una inercia absolutamente ganadora. En aquel encuentro nosotros veníamos de recibir ciertos contratiempos y nos encontrábamos ya con una serie de dudas y dificultades que se mostraron claramente ese día. Sin duda, fue un partido en el que nos vimos totalmente superados, sobre todo en la primera parte. Después se ha confirmado que no fue casualidad lo que hizo el Mirandés en nuestro estadio, ya que lo ha repetido en otros campos difíciles. ¿Que ha cambiado? Nuestra forma de jugar, habrá caras nuevas, estamos en una línea de crecimiento y confianza, creemos en lo que hacemos y nunca hay dos partidos iguales.

—¿Qué es lo que más le preocupa del Mirandés y qué tipo de partido espera?

—Es un muy buen equipo, sin presión al ser un recién ascendido y con un gran atrevimiento en su fútbol. Sin lugar a dudas es uno de los mejores equipos o quizás el mejor en las transiciones ofensivas. Tiene jugadores que corren muy bien al espacio, con mucha calidad y que desarrollan y ejecutan muy bien los últimos treinta metros del campo. También es un equipo con mucha calidad física, que intenta jugar con mucha energía y solidaridad. Ese es el Mirandés que nos vamos a encontrar y espero un partido en el que nos exijan al máximo a nivel físico y de concentración. Creo que las condiciones meteorológicas no van a ser las mejores y va a llover mucho, así que no sé cómo estará el campo. Ojalá que esté bien y creo que va a ser un choque fuerte, intenso y con dos equipos que están en un muy buen momento.

—¿Toda esta acumulación de partidos en este mes puede condicionar la alineación?

—Sin duda. Creo que no he repetido en ningún partido en las últimas semanas y no porque no estuviera satisfecho, sino porque es necesario que haya participación e implicación de jugadores. Hay matices técnico-tácticos que puede aportar un jugador determinado según las características del rival y este partido no va a ser una excepción.Tenemos que afrontarlo en la mejor condición todo el mundo.

—Un millar de zaragocistas se van a dar cita en Miranda. ¿Es un motivo más de motivación?

—Es una motivación tremenda. Y además estoy convencido de que todos ellos saben que va a hacer una tarde-noche que no va a ser el mejor lugar para afrontar un partido. Hay que darles las gracias por eso y al mismo tiempo que es una motivación, es una gran responsabilidad. Son muchos los que van a hacer ese esfuerzo y eso supone una mayor responsabilidad, pero es algo que estamos compartiendo durante toda la temporada. Tener más de 27.000 abonados y que vaya tanta gente al campo es un motivo de alegría e ilusión, pero al mismo tiempo es una responsabilidad que te acompaña. Hay que responder bien, de la única manera que uno puede responder ante su afición, que es dando todo y que no tengan ninguna queja de nuestra actitud y después a ver hasta dónde nos alcanza nuestro acierto y calidad.

—Tras la victoria en Las Palmas, ¿ha tenido que frenar un poco la euforia en el vestuario?

—No, porque el discurso que han recibido desde dentro es que es muy bonito soñar y que debemos soñar constantemente, pero solamente se puede soñar cuando uno está instalado en el presente. Y el presente es el partido inmediato que tienes. Las Palmas ya queda atrás y es una historia que nos sirve para alimentar, reforzar e incorporar más cosas positivas para alcanzar ese sueño, pero nada más.

—Ahora mismo cuenta con una plantilla de 21 jugadores, entre los que se encuentra Zapater. ¿No la ve demasiado contra?

—Los tiempos son los que son y los tiempos para afrontar el mercado de invierno no pueden ser iguales que en el de verano. Ahí era muy necesario sorprender a todo el mundo y anticiparnos y ahora nuestra velocidad tiene que ser diferente, siendo conscientes de que el mercado de invierno es muy peligroso, pero tenemos que acudir a él porque se nos han ido cuatro jugadores. Entiendo esas salidas porque son chicos que necesitan jugar y hay unos vacíos que los tenemos que cubrir. Yo estoy convencido de que dentro de muy poquito van a venir dos fichajes más. O quiero que vengan dos más. Y lo de Zapater, no soy muy optimista en los plazos, pero ojalá se cumplan los tiempos de marzo porque es un chico que está haciendo un esfuerzo terrible. Nos quedamos un poco justos, pero yo creo que bien. Si viene lo que tiene que venir, nos vamos a quedar bastante equilibrados.

—¿Cómo están André Pereira y Soro?

—Evidentemente, no están para Miranda ninguno de los dos. No esperaba que lo de Soro fuera tan importante, pero creo que el domingo va a empezar a entrenar. Eso significa que con el riesgo muscular que tiene, con tanto antibiótico, tengo dudas de que esté para el partido de Copa, pero también conociendo cómo es Soro, si tiene la mínima opción, al aprovecha. Y André Pereira ha sufrido una sobrecarga. No hay ninguna rotura, pero hay que ir con cuidado porque las sensaciones que ha tenido hasta ahora no han sido buenas. Va mejorando y también tengo muchas dudas de cara al martes. No lo quiero descartar, pero tengo muchas dudas. Lo que quiero es que cuando estén, que estén a las mejores condiciones posibles. Lo normal es que los dos estuvieran en las mejores condiciones para jugar contra el Numancia en casa y lo normal sería que pudiéramos avanzar en el tiempo y que frente al Mallorca a lo mejor pudieran estar en el banquillo, pero tengo dudas.