ESPANYOL

De Vila-Real a Cornellà: un trasvase de 30 millones

El Espanyol ganó esa cifra en cinco años de operaciones como las de Bailly, Fuego, Álvaro y sobre todo la de Gerard Moreno, vendido por 20 kilos.

Gerard Moreno.
ANGEL SANCHEZ

Este domingo de Barcelona a Vila-Real se desplazará una caravana de pericos con las ilusiones renovadas, después del empate en el derbi y el fichaje de Raúl de Tomás. Dos clubes, el Espanyol y el castellonense, que mantienen una relación especial las últimas temporadas, que trasciende el mero enfrentamiento futbolístico. En los últimos cinco años ha habido una transferencia de futbolistas que le ha dado al Espanyol 30 millones de euros de beneficio, sin duda el mejor pagador perico descontando el Betis este verano, entre el dinero pagado por Borja Iglesias y la indemnización de Joan Francesc Ferrer, Rubi, que se acerca a esa cifra también.

Las relaciones de este lustro empezaron en la campaña 2014-15, cuando Eric Bailly, que aún tenía ficha del filial y solo había participado en cinco encuentro con Sergio González, se marchó rumbó al Estadio de la Cerámica. Un fichaje que ya le salió a cuenta al club de Fernando Roig, ya que posteriormente vendieron al central por 40 millones de euros al Manchester United. Habían pagado 5,25 al Espanyol, necesitado de pagar urgentemente parte de su deduda con Hacienda.

Los siguientes. Un año después, los últimos días de mercado de 2016, el Villarreal pagó cuatro millones de euros por Álvaro González. En su día, el Espanyol había invertido tres kilos por el central cántabro y Paco Montañés, quien no acabó de cuajar. Pero sí Álvaro, quien jugó de titular dos temporadas y ofreció un buen rendimiento.

A esa cantidad hay que sumar los 750.000 euros que pagaron los castelloneses por Javi Fuego en la campaña 2017-18, un fichaje que supuso un punto de desencuentro entre Quique Sánchez Flores y el Espanyol, una relación ya deteriorada desde el verano. Principalmente, el club perico se ahorró la ficha del asturiano, que superaba los 2,5 millones.

Pero, sin duda, la gran operación que une a ambos conjuntos es la de Gerard Moreno, traspasado en junio de 2018 por 20 millones de euros (el Villarreal pagó la cláusula, al poseer el 50 por ciento de sus derechos federativos).

En total, el club perico ha ingresado 30 millones de euros del Villarreal, un club que siempre pone un ojo en el Espanyol y en sus mejores jugadores. Una relación que se extiende ya durante cinco campañas.