BARCELONA

Dos derrotas en Europa provocan el adiós del Txingurri Valverde

En LaLiga, los números de Valverde son excelentes al frente del Barcelona con 66 victorias 22 empates y únicamente siete derrotas.

Ernesto Valverde llegó al Barcelona a la tercera oportunidad. Dos veces le pasó el tren blaugrana por delante de casa y dos veces decidió no tomarlo por lealtad al Athletic de Bilbao, su equipo de toda la vida con el que tenía contrato en vigor. Y cuando lo tomó, lo hizo y se topó con la tormenta Neymar. Nada más aterrizar en el equipo blaugrana vio como en la gira americana de pretemporada el extremo brasileño dejaba plantada a la entidad y se marchaba al PSG.

La consecuencia inmediata fue la derrota inapelable ante el Real Madrid en una Supercopa en la que los blancos borraron a los blaugrana. A lo largo de LaLiga logró revertir la situación y cuando nadie daba un duro por él, se impuso claramente al Madrid. La casualidad ha querido que sea tras una nueva Supercopa cuando le haya llegado la destitución

En su etapa blaugrana, Valverde ha ganado dos Ligas en sus dos primeras temporadas como técnico y deja al equipo como líder en su tercera temporada y clasificado para los octavos de final de la Champions League, que deberá disputar ante el Nápoles. Esa competición fue su talón de Aquiles ya que las derrotas en cuartos ante la Roma en su primer año y ante el Liverpool en semifinales la temporada pasada son las derrotas que cavaron su tumba.

En LaLiga, sus números son excelentes al frente del Barcelona con 66 victorias 22 empates y únicamente siete derrotas. En la Champions ha ganado 18 partidos, empató cinco y cosechó sólo dos derrotas. Ambas, determinantes.

En la Copa del Rey ganó el título en su primera temporada tras una exhibición contra el Sevilla y clasifico al equipo para la última final en la que cayó ante el Valencia después de la catástrofe de Anfield. Sus números en esta competición también son inapelables: 12 triunfos, dos empates y sólo cuatro derrotas. Unos números que dejan muy alto el listón para su sucesor.