LEGANÉS

Las siete buenas noticias del triunfo del Leganés en Murcia

La goleada (0-4) de los pepineros en Copa, además del pase para la siguiente ronda, desgrana un buen puñado de sensaciones optimistas: los goles de Guido y Braithwaite, los retornos...

Las siete buenas noticias del triunfo del Leganés en Murcia
Real Murcia

El Leganés se ha clasificado esta tarde para los dieciseisavos de la Copa del Rey al golear (0-4) al Real Murcia en el Enrique Roca. Buena noticia para los madrileños en un triunfo con múltiples lecturas, todas ellas positivas. Como que se ha tratado de la primera victoria pepinera de visitante esta temporada, que es el mayor triunfo oficial que logran los blanquiazules allende su estadio desde que son de Primera o que es el tercer choque de este curso en el que sus porteros no encajan ni un gol.

Sucede, además, que el duelo ha dejado hasta siete destellos de esperanza para el calendario que está por venir. Porque después de este bálsamo copero, a los de Javier Aguirres les llega una escalada vertical. A saber, Getafe (Butarque), Atlético de Madrid (Wanda) y Real Sociedad (Butarque) para cerrar un mes de enero que se antoja vital en las aspiraciones de permanencia. Y en esa lucha, todo aporte para el optimismo suma.

1.- Un Carrillo enrachado

Es la primera buena noticia de la tarde para el Leganés. Guido Carrillo, acartonado en su desafió por ver puerta esta temporada, se desató ante la meta rival con un doblete que le permite sumar tres tantos en la Copa (ya le hizo uno al Andorra), pero también recuperar las buenas sensaciones. En el Principado mojó, pero también falló. Falló mucho. Ante los pimentoneros hoy ha sido el de siempre. Ágil, bregador, dinámico y corrosivo. Un Guido al que Aguirre (como mucho de sus compañeros) se está empeñando a recuperar para la causa. Maná fresco con el que acrecentar la competencia de una delantera inyectada en confianza.

2.- La contundencia de Braithwaite

Surgió sobre el (demacrado) césped del Enrique Roca con un halo rojo carmesí rodeando sus botas. Como si algo ardiera en esos pies que danzan con instinto asesino. Hoy Braithwaite sólo jugó un puñado de minutos (30 para ser exactos) que fueron más que suficiente para demostrar por qué es el delantero blanquiazul más en forma. Su jugador, en verdad, más entonado. Marcó dos goles, se inventó una ruleta dentro del área y todo lo hizo como quien danza en el pasillo de su casa. Suave y con normalidad. Tras su exhibición en Zorrilla hace ocho días, queda claro que parte de las esperanzas del Lega de permanecer en Primera pasan por sus goles.

3.- Los retornos de Bustinza y Recio

El primero fue titular. Titular y capitán. Al segundo le tocó esperar y salir desde el banquillo, pero cuando lo hizo, también jugó como un capitán. Sin brazalete, pero capitán al fin y al cabo. Ambos lesionados en el tramo final de 2019, el retorno de estos futbolistas otorga a Javier Aguirre una variedad de elección que enriquece sus esquemas y agudiza la competencia del equipo. Bueno para la competencia. Bueno para el Leganés.

4.- Marc Navarro se siente futbolista

Fue el tercer retorno de la tarde de un lesionado. Pero ésta vuelta al ruedo no fue como las demás. Llevaba Marc Navarro casi tres meses y medio sin jugar fruto de una lesión muscular que puso cerrojazo anticipado a un 2019 poco fructífero para este lateral derecho de futuro. El nuevo 2020 empieza, sin embargo, con otras sensaciones. Al menos jugó, que no es poco. Unos 20 minutos de confianza para poner a carburar el motor del optimismo personal y colectivo. Ha sido el carril diestro de la zaga del Leganés el más castigado del curso. Ahora vuelve a contar con sus dos titulares (Navarro, Rosales) a plena disposición de Aguirre.

5.- La alternativa de Ruibal

Pero, por si acaso las meigas volvieran a juguetear con la salud de los que ocupan ese puesto, el lateral derecho, Ruibal demostró en Murcia que puede ejercer ahí. Cierto es que no es su espacio natural. Delantero a medio camino entre el extremo y el ariete, lo suyo, de jugar en banda, siempre había sido para ocupar posiciones más adelantadas. Ahora le ha tocado reconvertirse en busca de minutos. No le va mal. En Andorra ya dio la asistencia del 1-1 y hoy pudo hasta marcar. Un traicionero bote hizo que su disparo a puerta vacía se estrellara contra el larguero.

6.- Eraso siempre cumple

En su retorno a Leganés, allá por 2017, Eraso fue feliz. Con Asier Garitano en el banquillo ejerció como lo que había sido en Segunda B y Segunda con el escudo del laurel: un jugador importante. Pellegrino decidió no contar con él. Y aunque el navarro quiso salir en dos ocasiones (enero de 2019, verano de 2019), el club no le dejó marchar. Lo suyo era un limbo por fin esfumado. Ahora, con Aguirre en el banquillo, ha recuperado confianza. Juega poco, pero siempre cumple. Hoy disputó los 90 minutos en silencio, como pegamento de sudor para engarzar la maquinaria pepinera. Eraso siempre cumple sin rechistar y sin alzar la voz.

7.- La polivalencia de Tarín

Sin Siovas, aún recuperándose, y con Silva ejerciendo de carrilero zurdo, le dio Aguirre a Tarín la opción de jugar a pierna cambiada como central izquierdo. Y como en ocasiones anteriores, hizo un partido serio, sin despistes y de regularidad encomiable. Da igual el rival que este valenciano comprometido con la causa, siempre se esfuerza como si fuera el partido de su vida. En lo que llevamos de curso ya sólo le ha faltado ejercer de lateral por el costado zocato. Su polivalencia es una virtud más de este Leganés en crecimiento.